top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Transmisores de la fe viva

Francisco cerró el III Congreso Internacional de Catequesis que tuvo como lema "El catequista, testigo de la vida nueva en Cristo", y que contó con la participación de una delegación paraguaya.
 

Paraguayos presentes en el encuentro internacional de catequesis. (Fotografía: Facebook Departamento Arquidiocesano de Pastoral Catequetica)


"Jamás se cansen de ser catequistas. La catequesis no puede ser como una hora de clase, sino que es una experiencia viva de la fe", aseguró el Papa Francisco en el cierre del III Congreso Internacional de Catequesis ante más de 4.400 personas que se reunieron en el aula Pablo VI y que contó con la participación de paraguayos.


“No se olviden nunca que la finalidad de la catequesis es llegar a encontrar a Jesucristo y permitir que Él crezca en nosotros.”

"El catequista, testigo de la vida nueva en Cristo", fue el lema del encuentro que se desarrolló del 8 al 10 de septiembre en el Vaticano con fieles de todo el mundo a quienes el Santo Padre les agradeció su "compromiso por la transmisión de la fe", que es una importante "responsabilidad" hacia los niños, jóvenes y adultos que "piden hacer un camino de fe".


El Papa Francisco ante los más de 4.000 participantes del encuentro. (Fotografía: Vatican Media)



LA VOCACIÓN DE DIFUNDIR LA PALABRA

El vicario de Cristo, en el cierre del evento mundial, indicó que la catequesis es una vocación que concierne a todos los creyentes "porque el Señor nos llama a todos a hacer resonar su Evangelio en el corazón de cada persona".


 
 


TESTIGOS DE LA VIDA NUEVA

Francisco también citó el Catecismo de la Iglesia católica para recordar a los catequistas la llamada a ser "Testigos de la vida nueva”.


“No se olviden nunca que la finalidad de la catequesis, que es una etapa privilegiada de la evangelización, es llegar a encontrar a Jesucristo y permitir que Él crezca en nosotros”, subrayó.


De esta "vida nueva " el verdadero y único mandamiento es el "amor". Aquel "que proviene de Dios y que Jesús reveló con el misterio de su presencia entre nosotros. Queridos catequistas, ustedes están llamados a hacer visible y tangible la persona de Jesucristo, que ama a cada uno de ustedes y por esto se convierte en la regla de nuestra vida y en el criterio de juicio de nuestras acciones morales. Nunca se alejes de esta fuente de amor, porque es la condición para ser felices y estar llenos de alegría siempre y a pesar de todo".

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page