top of page
  • jmarinangeli

Renace la esperanza en Paraguay

Miles de personas recibieron al primer cardenal del país, monseñor Adalberto Martínez, quien proclamó la "cultura del encuentro" y una Iglesia conectando con las periferias.
 

Todo estaba preparado. El amanecer del primer día de septiembre, mes dedicado a los jóvenes, parecía divinamente liberado a la perfección, pero la realidad —del amor y alegría— desbordó las expectativas.


El primer cardenal del Paraguay apenas piso el Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi no pudo llegar a disfrutar del coro de niños que lo agasajaba, tal como hicieron en 2015 con el Papa Francisco, porque fue abordado inmediatamente por un nutrido grupo de periodistas que le consultaban por el hecho histórico que vivió.


Luego pudo llegar hasta los chicos que con mucho amor lo homenajearon. Después de saludarlos se dirigió hasta el “cardenal bus”, preparado exclusivamente para recorrer las calles de Asunción hasta la catedral.




MOMENTO ÚNICO

Al estilo de los grandes clubes europeos ganadores de la Champions League, monseñor Adalberto Martínez se trasladó en un bus descapotable recibiendo, desde las veredas y las ventanas de las oficinas, un gran cariño.


A su paso, los colegios que coincidían con las calles del recorrido permitieron a sus alumnos que con banderas y carteles saluden al purpurado del país.


Las muestras de afecto se multiplicaban a cada metro, envidia de muchos políticos en esta época electoral.


En el vehículo estuvo acompañado por obispos, sacerdotes y parte de la comitiva que viajó a Roma para participar de su creación cardenalicia.




EL ROSTRO DE CRISTO

El cardenal Martínez en medio del trayecto hasta la catedral, y recibiendo el amor de la gente, manifestó, en diálogo con Radio Cáritas Universidad Católica y CanalVida.Net, la esperanza reflejada en el rostro de tantas personas, que “no es una esperanza en vano sino que se sustenta en el rostro de Cristo”.



 
 


CULTURA DEL ENCUENTRO

El purpurado llegó a la catedral, lugar donde fue bautizado en 1953, y emitió un mensaje a una multitud que lo esperaba, a quienes les habló de la importancia de la cultura del encuentro, aquella que pregona desde el inició del papado Francisco


Ese mensaje lo hará carne el domingo, cuando oficie su primera misa como cardenal en “la otra catedral”, como él la denominó, a la iglesia del Bañado Sur, sector popular.


Hoy hay una Iglesia en salida. En Paraguay se viven tiempos de esperanza.



(Fotografía: Arzobispado de Asunción)

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page