top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

La fe en la Guerra del Chaco

A casi nueve décadas de la paz del Chaco, un ex combatiente aseguró que "Dios nunca los abandonó".
 

Máximo Sosa posa junto al santuario que posee en su casa. (Fotografía de archivo)


El 12 de junio se cumplen 87 años de la paz del Chaco, de una contienda que enfrentó, desde 1932 hasta 1935, a Bolivia y Paraguay, y dejó más de 100 mil muertos en ambos bandos.


En tan difíciles circunstancias para un país que comenzaba a recuperarse de la Guerra de la Triple Alianza (1864–1870), fue la fe cristiana la que mantuvo a muchos de pie y con esperanzas de lograr la paz.


Detrás de Máximo Sosa, una secuencia fotográfica del día que fue condecorado, la cual luce en la imagen. (Fotografía de archivo)


Entre ellos, recordamos el testimonio de Máximo Sosa (entrevista de 2010), ex combatiente, quien afirmó que fue la fe la que lo sostuvo en los momentos más difíciles, además de la entrañable devoción a la Madre María Auxiliadora, la presencia de los capellanes del Chaco, las oraciones y por sobre todo esa convicción de que “Dios nunca nos abandonaba”.


Sentido, y mirando hacía el interior, recordó con dolor que en los momentos más difíciles, "cuando veíamos caer a los compañeros más queridos, el Señor siempre estaba ahí".


"Pero Dios finalmente nos otorgó el don de la paz", subrayó el devoto de la Patrona de los salesianos.


(Archivo semanario católico Cristo Hoy)

0 comentarios
bottom of page