top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Mirar y actuar en pos del necesitado

Francisco recibió hoy a los peregrinos que participaron de la canonización de Juan Bautista Scalabrini, a quienes les recordó que están llamados a difundir la "cultura del encuentro". La congregación está presente en Paraguay desde 1974.
 

El Papa ingresa al aula Paulo VI para reunirse con la familia scalabriniana.


“Estamos llamados a vivir y difundir la cultura del encuentro, un encuentro igualitario entre los migrantes y los países que los reciben, aseguró el Papa Francisco esta mañana en la reunión que mantuvo en el aula Paulo VI con miembros de la familia scalabriniana que participaron ayer de la canonización de su fundador, san Juan Bautista Scalabrini.

 
 

AL LADO DEL NECESITADO

El Pontífice al referirse a la obra del Scalabrini indicó que su apostolado en favor de los migrantes italianos fue de gran importancia, dado que miles de ellos en ese momento partían hacia América y él “con gran caridad e inteligencia pastoral” les proporcionó una asistencia material y espiritual adecuada.


Los Misioneros de San Carlos Borromeo cumplen en noviembre 135 años de su fundación.


Aún hoy, afirmó el vicario de Cristo, las migraciones constituyen un reto muy importante: “estas ponen en evidencia la urgente necesidad de anteponer la fraternidad al rechazo, la solidaridad a la indiferencia.


Asimismo, indicó que todo bautizado está llamado a reflejar la mirada de Dios hacia sus hermanos migrantes y refugiados; “a dejar que su mirada amplíe la nuestra, gracias al encuentro con la humanidad en movimiento, a través de una proximidad concreta, siguiendo el ejemplo Scalabrini”.

 
 

DIFUNDIR LA CULTURA DEL ENCUENTRO

El sucesor de Pedro aseguró que todos están llamados a vivir y difundir la cultura del encuentro, “un encuentro en igualdad de condiciones entre los migrantes y la gente del país de acogida”.


Miembros de la familia scalabriniana rezan junto al Papa.


“Es una experiencia enriquecedora, porque revela la belleza de la diversidad; y también es fructífera, porque la fe, la esperanza y la tenacidad de los migrantes pueden ser un ejemplo y un estímulo para quienes quieran comprometerse en la construcción de un mundo de paz y bienestar para todos”, expresó.


Rama femenina de la familia scalabriniana.



JESÚS EN CADA MIGRANTE

Francisco exhortó a los scalabrinianos a dejarse inspirar siempre por su santo fundador, “padre de los migrantes”: “que su carisma renueve en ustedes la alegría de estar con los migrantes, de estar a su servicio, y de hacerlo con fe, animados por el Espíritu Santo, en la convicción de que en cada uno de ellos nos encontramos con Jesús”.

 
 

PRESENTES EN PARAGUAY

La familia scalabriniana, presente en 34 países, llegó a Paraguay en 1974 durante una ola masiva de inmigración de Brasil.


A lo largo de los años implementaron casas de formación y programas sociales en diferentes regiones del territorio.


Actualmente se encuentran en Asunción, Ciudad del Este, Encarnación, Naranjal y Santa Rosa del Monday.

bottom of page