top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Francisco conmocionado por el asesinato de la monja incendiada

El Papa pidió por la paz de los países en conflicto y rezó por la religiosa que fue prendida fuego.
 

El Papa Francisco, con dolor y tristeza, dirigió esta mañana en la audiencia pública en plaza San Pedro sus palabras a la República Democrática del Congo donde el miércoles pasado fueron asesinadas siete personas, entre ellas una monja que fue incendiada.


El atentado, que tuvo lugar en Kivu del Norte y se dirigió contra dos instalaciones sanitarias, se lo adjudicaron el grupo Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF).


Los atacantes, según narró uno de los pacientes internados en la clínica Maboya, llegaron "alrededor de la medianoche". Los hombres armados al ingresar habrían dicho "queremos la guerra" y luego dispararon a las personas que se encontraban en el interior del nosocomio.

 
 

HORROR Y DOLOR

El Santo Padre manifestó su asombro y horror por el ataque perpetrado en el país africano, que nuevamente envuelve en violencia al continente donde muchos cristianos son perseguidos, basta con recordar la masacre producida en junio en Nigeria donde durante una misa los criminales ingresaron a la iglesia y mataron a más de 40 personas, entre ellos niños.


Hermana Marie-Sylvie Kavuke Vakatsuraki asesinada en la República del Congo.


“Expreso mi firme reprobación por el inaceptable crimen que tuvo lugar en días pasados en Maboya, en la provincia de Kivu del Norte, donde fueron asesinadas personas indefensas, entre ellas una religiosa comprometida en la asistencia sanitaria, señaló el Pontífice.


Asimismo, pidió rezar “por las víctimas y sus familiares, así como por la comunidad cristiana y los habitantes de esa región, agobiados por la violencia desde hace demasiado tiempo.

 
 

ORACIÓN POR UCRANIA

El sucesor de Pedro también se tomó unos minutos para recordar la situación violenta que vive Ucrania bajo los ataques de la milicia de Vladimir Putin, e instó a rezar por el martirizado país de Europa del Este.


"Que el Señor proteja a aquella gente y nos conduzca a todos por el camino de una paz duradera”, subrayó el vicario de Cristo.

bottom of page