top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Somos testimonios vivientes de la fe

"Debemos conocer con el corazón la Palabra de Dios, vivirla con entusiasmo y exactitud", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura de hoy (He. 18, 23-28). "Nuestra vocación es Cristo, debemos aprender a encontrarlo en la Biblia", subraya.
 

Pasado algún tiempo en Antioquía, Pablo marchó y recorrió sucesivamente Galacia y Frigia, animando a los discípulos.


Llegó a Éfeso un judío llamado Apolo, natural de Alejandría, hombre elocuente y muy versado en las Escrituras. Lo habían instruido en el camino del Señor y exponía con entusiasmo y exactitud lo referente a Jesús, aunque no conocía más que el bautismo de Juan.


"Con la ayuda de la gracia, contribuyó mucho al provecho de los creyentes, pues rebatía vigorosamente en público a los judíos, demostrando con la Escritura que Jesús es el Mesías."

Apolo, pues, se puso a hablar públicamente en la sinagoga. Cuando lo oyeron Priscila y Áquila, lo tomaron por su cuenta y le explicaron con más detalle el camino de Dios. Decidió pasar a Acaya, y los hermanos lo animaron y escribieron a los discípulos de allí que lo recibieran bien.


Una vez llegado, con la ayuda de la gracia, contribuyó mucho al provecho de los creyentes, pues rebatía vigorosamente en público a los judíos, demostrando con la Escritura que Jesús es el Mesías.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page