top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Francisco, un papa al lado de los vulnerables

El Santo Padre hizo un espacio en su agenda y se reunió con adictos en recuperación, ancianos y enfermos crónicos.
 

El “peregrinaje penitencial” del Papa Francisco por Canadá es un viaje de perdón, hermandad, amor y cercanía con los pueblos nativos y también con los más vulnerables, a quienes siempre le dedica un espacio especial y hasta su tiempo, como sucedió ayer luego de regresar del santuario Santa Ana donde ofició la Eucaristía, y se encontró con personas del centro de acogida y espiritualidad Fraternité St Alphonse.


Francisco saluda a los ancianos que lo esperaron en el jardín de la institución espiritual.


La reunión con 50 personas se produjo en el jardín de la entidad, entre los que se encontraban ancianos, adictos en recuperación, enfermos de VIH/SIDA, y el director responsable padre André Morency.


Ícono de la Virgen Nuestra Señora de Jerusalén que le regaló el Papa al centro de acogida y espiritualidad Fraternité St Alphonse.


El Santo Padre, antes de retirarse, les obsequió un ícono de la Virgen "Santísima Señora de Jerusalén", imagen popular entre los peregrinos de Tierra Santa. El original está colocado en un venerado altar dentro de la iglesia de la Asunción de María, que se celebra litúrgicamente el 15 de agosto.



(Fotografía: Vatican Media)

Comments


bottom of page