top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Francisco: “Las guerras olvidadas son un pecado”

El Papa recibió a los miembros de la revista "Mondo e Missione", en el marco del 150 aniversario de su fundación, a quienes les señaló que la tarea principal de la publicación es "darle voz a los que no la tienen".
 

Francisco saludo a los miembros de la revista "Mondo e Missione".


Llevar la Palabra del Señor a los distintos rincones del planeta fue una de los objetivos de la revista “Mondo e Missione” (Mundo y Misión) del Pontificio Instituto para las Misiones Extranjeras (PIME), meta que cumplen desde hace 150 años. En el marco del aniversario el Papa recibió este mediodía en la sala Clementina del Palacio Apostólico a redactores y colaboradores de la publicación.


Francisco destacó que la revista nació para responder a una necesidad del pueblo de Dios, cuando muchos querían leer las historias de los misioneros, sentirse cerca de ellos y de sus obras, acompañarlos con la oración e incluso conocer los países y las culturas de una manera diferente a la más común, que en aquel momento estaba impregnada de “una mentalidad colonial”.

 
 

COMUNICACIÓN EN LA MISIÓN

El Obispo de Roma rindió homenaje a la memoria del padre Giacomo Scurati, primer director, y a sus colaboradores de aquella época, porque habían comprendido “el valor de la comunicación en la misión en primer lugar, para la propia Iglesia, para ser extrovertida, y estar plenamente implicada en la evangelización”.


“Estos pioneros de hace 150 años comprendieron la importancia de dar a conocer los países a los que estaban destinados y la forma en que, en esas tierras lejanas, se producía el encuentro entre el Evangelio y las comunidades locales”, señaló.


Portadas de "Mondo e Missione" en los 150 años de historia.



SER LA VOZ DE LOS SIN VOZ

El sucesor de Pedro indicó que la tarea primordial de la revista es “ser la voz de los sin voz” así como otras iniciativas que el PIME impulsó en el ámbito de la comunicación: la agencia AsiaNews, los contenidos multimedia, la presencia en las redes sociales, las actividades culturales y de animación.

 
 

“Esto es lo que quiero subrayar: las guerras olvidadas. Hoy todos estamos preocupados por una guerra aquí en Europa, pero desde hace años hay guerras: más de diez años en Siria, piensen en Yemen, Myanmar, África. Estas no entran, no son de la Europa culta... Las guerras olvidadas son un pecado, olvidarlas así”, subrayó el vicario de Cristo.


Asimismo, destacó que se debe hacer memoria de quienes trabajan silenciosa y tenazmente “desde abajo” para construir un mundo diferente, “trazando caminos de solidaridad y reconciliación en contextos marcados por la crisis o la violencia”.




PORTADORES DE ESPERANZA

Uno de los pilares fundamentales de la publicación, manifestó Francisco, es “dar voz a la esperanza que el encuentro con Cristo siembra en la vida de las personas y de los pueblos”


“A menudo los misioneros, en las periferias descubrieron que el Espíritu Santo había llegado allí antes que ellos”, por lo que es importante "dar voz a las Iglesias jóvenes y en crecimiento, a las comunidades que hoy expresan dinámicas nuevas y prometedoras, dóciles al Espíritu".

bottom of page