top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Andreas Brehme: Adiós a un campeón del mundo con valores inquebrantables

El exfutbolista alemán, recordado por su gol en la final del Mundial de 1990 contra Argentina, falleció a los 63 años dejando un legado de talento, humildad y fe.
 
bREHME FESTEJA EL GOL CONTRA ARGENTINA JUNTO A EL EQUIPO ALEMAN QUE SE CONSAGRÓ CAMPEÓN DEL MUNDO 1990.

Todo el equipo alemán festeja el gol de penal convertido por Brehme en la final del mundial de 1990 jugado contra Argentina en el estadio Olímpico de Roma (Italia).


Andreas Brehme, el legendario defensor alemán que se consagró campeón del mundo en 1990, falleció hoy a los 63 años debido a un paro cardíaco. Su nombre quedará grabado en la historia del fútbol por el icónico gol de penal que le dio la victoria a Alemania sobre Argentina, en lo que fue la última final de un Mundial que disputó Diego Maradona.

 
Casa betani La Falda Cordoba hotel católico
 
CARRERA BRILLANTE

Brehme inició su carrera en el Kaiserslautern de su Alemania natal, pero fue en el Bayern Múnich y el Inter de Milán donde alcanzó la cima de su éxito. Con una habilidad única para ejecutar tiros libres y penales, se destacó como uno de los defensores más ofensivos de su época.


Su versatilidad le permitió desempeñarse tanto en la defensa como en el mediocampo, siendo pieza clave en la selección alemana que se alzó con la Copa del Mundo en Italia.

 


EL LADO MENOS CONOCIDO: HOMBRE DE VALORES

Más allá de su talento en el campo, Brehme era conocido por su humildad y su profunda fe cristiana.


Siempre mantuvo un perfil bajo, evitando los escándalos y centrado en su familia y sus creencias. En un mundo del fútbol a menudo marcado por el ego y la ostentación, Brehme se destacó por su sencillez y su compromiso con los valores humanos.

 
Gin
 
EJEMPLO DE FE Y HUMANIDAD

La religión jugó un papel importante en la vida de Brehme. Ferviente cristiano, atribuía a su fe la fortaleza para enfrentar los desafíos dentro y fuera del campo.


Su conducta y su trato con los demás reflejaban los principios cristianos de amor al prójimo y humildad, siendo un ejemplo para sus compañeros de equipo y para las jóvenes generaciones de futbolistas.



LEGADO PERDURABLE

La partida de Andreas Brehme deja un vacío en el mundo del fútbol, pero su legado perdura. No solo será recordado por su gol que le dio a Alemania su tercer título mundial, sino también por su integridad, su espíritu de equipo y su devoción a valores más allá del deporte.


Su vida nos recuerda que, incluso en la competencia más feroz, la verdadera grandeza se mide por el carácter y la humanidad.

0 comentarios

コメント


bottom of page