top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Unidos por el Cuerpo de Cristo

"En la Eucaristía recibimos la vida del Señor, que es la garantía de la unión que debemos vivir todos", asegura Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura del día (1 Cor. 11, 17-26.33).
 

Hermanos: Al prescribiros esto, no puedo alabaros, porque vuestras reuniones causen más daño que provecho.


"Cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva."

En primer lugar, he oído que cuando se reúne vuestra asamblea hay divisiones entre vosotros; y en parte lo creo; realmente tiene que haber escisiones entre vosotros para que se vea quiénes resisten a la prueba.


Así, cuando os reunís en comunidad, eso no es comer la Cena del Señor, pues cada uno se adelanta a comer su propia cena y, mientras uno pasa hambre, el otro está borracho.


¿No tenéis casas donde comer y beber? ¿O tenéis en tan poco a la Iglesia de Dios que humilláis a los que no tienen?


¿Qué queréis que os diga? ¿Que os alabe? En esto no os alabo. Porque yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido: que el Señor Jesús, en la noche en que iba a ser entregado, tomó pan y, pronunciando la Acción de Gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía».

Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo: «Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre; haced esto cada vez que lo bebáis, en memoria mía».


Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva.


Por ello, hermanos míos, cuando os reunís para comer, esperarnos unos a otros.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page