top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Tener la humildad para reconocer a Dios

"Dios siempre conquista y premia, nos da tiempo para conocerlo", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura de hoy (Job 42,1-3.5-6.12-17).
 

Job respondió al Señor:

«Reconozco que lo puedes todo,

que ningún proyecto te resulta imposible.


"El Señor bendijo a Job al final de su vida más aún que al principio."

Dijiste:

“¿Quién es ese que enturbia mis designios

sin saber siquiera de qué habla?”.


Es cierto, hablé de cosas que ignoraba,

de maravillas que superan mi comprensión.


Te conocía solo de oídas,

pero ahora te han visto mis ojos;

por eso, me retracto y me arrepiento,

echado en el polvo y la ceniza».


El Señor bendijo a Job al final de su vida más aún que al principio. Llegó a poseer catorce mil ovejas, seis mil camellos, mil yuntas de bueyes y mil borricas.


Tuvo siete hijos y tres hijas: la primera se llamaba Paloma; la segunda, Acacia; y la tercera, Azabache. No había en todo el país mujeres más bellas que las hijas de Job. Su padre las hizo herederas, igual que a sus hermanos.


Job vivió otros ciento cuarenta años, y conoció a sus hijos, a sus nietos y a sus biznietos.

Murió anciano tras una larga vida.

Comments


bottom of page