top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

"Sound of Freedom": la batalla de Eduardo Verástegui contra la censura de la película

La cinta producida por Verástegui, una visión descarnada sobre el tráfico de niños en América Latina, fue rechazada por grandes plataformas de streaming, pero batió récord de taquilla en su estreno en Estados Unidos.
 

Eduardo Verástegui, productor general de "Sound of Freedom".


El aclamado actor y productor mexicano Eduardo Verástegui hizo pública la batalla que tuvo que librar para llevar a las pantallas su última producción "Sound of Freedom". A pesar de su relevante contenido, que se adentra en el oscuro mundo del tráfico infantil y la pedofilia, la película fue rechazada por grandes empresas de distribución como Disney, Netflix, Amazon y Lionsgate.


Tras firmar un contrato de distribución con 21st Century Fox para Latinoamérica, la adquisición de Fox por Disney resultó en el cese de interés por la película. Sin desalentarse, Verástegui continuó tocando puertas hasta que finalmente pudo recuperar los derechos y estrenar el filme.

 
 
UN ESTRENO TRIUNFANTE

La película, cuyo estreno tuvo lugar el 4 de julio en Estados Unidos, logró recaudar más de $14 millones en su primer día, superando a grandes producciones como "Indiana Jones y el Dial del destino".


Esta victoria se dio a pesar de las adversidades y la competencia de grandes productoras como Disney.


Jim Caviezel, protagonista del filme dirigido por Alejandro Gómez Monteverde.


"SOUND OF FREEDOM": UN RELATO CRUDO Y NECESARIO

"Sound of Freedom" es más que una película, es un espejo sombrío a una realidad global que suele pasar desapercibida: el tráfico infantil y la pedofilia. Basada en una historia real, la cinta nos presenta a Tim Ballard, un ex agente del gobierno de los Estados Unidos, interpretado por Jim Caviezel, quien dedicó su vida a rescatar a niños atrapados en esta espeluznante realidad.

 
 

"Es lo mejor que hice desde La Pasión de Cristo", afirmó Caviezel, refiriéndose a su memorable papel en la obra de Mel Gibson. "Tu corazón se pondrá caliente y sudoroso como el sudor y la sangre que Jesús expidió en el Huerto de Getsemaní, vas a querer hacer algo y no vas a tener miedo", señaló el actor sobre el largometraje que se estrenará en fines de agosto en Sudamérica.


"'Sound of Freedom' fue rechazada por grandes empresas de distribución como Disney, Netflix, Amazon y Lionsgate."

Portada de la película que se estrenará en agosto en Sudamérica.


FE Y DETERMINACIÓN EN LA LUCHA POR LA LIBERTAD

Para Eduardo Verástegui, esta producción fue más que un proyecto cinematográfico. Según el actor y productor, "Sound of Freedom" es una "respuesta de Dios" a los niños que ruegan por libertad. "Dios armó un ejército y va a enviar el ejército", dijo con convicción.

 
 
AMÉRICA LATINA Y EL TRÁFICO INFANTIL

La película es especialmente relevante para América Latina, una región que es tanto origen como destino de víctimas de tráfico humano, según la Organización Internacional para las Migraciones.


Alrededor de 2 millones de niños son traficados cada año a nivel mundial, y esta industria multimillonaria se aprovecha de la vulnerabilidad y la desesperación.



"Sound of Freedom" ingresa a la jungla colombiana, donde Ballard, decidido a rescatar a una niña aún en cautiverio tras liberar a su hermano, arriesga su vida en la batalla contra este delito. La cinta no solo pretende entretener, sino también concienciar y movilizar al público en la lucha contra el tráfico infantil.


"Creo que la mejor manera de luchar contra este mal es exponiéndolo", aseguró Verástegui, invitando a los espectadores a indignarse, a levantarse y a unirse a la lucha. En su camino, a pesar de los obstáculos y la censura, logró que la voz de los niños atrapados en esta terrible realidad resuene en cada sala de cine donde "Sound of Freedom" se proyecta.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page