top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Proclamar la Verdad

"Para ser difusores de la Palabra debemos vivir la fe de verdad", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la lectura del Hecho de los Apóstoles 18, 1-8.
 

En aquellos días, Pablo dejó Atenas y se fue a Corinto. Allí encontró a un tal Áquila, judío natural del Ponto, y a su mujer, Priscila; habían llegado hacía poco de Italia, porque Claudio había decretado que todos los judíos abandonasen Roma.


Se juntó con ellos y, como ejercía el mismo oficio, se quedó a vivir y trabajar en su casa; eran tejedores de lona para tiendas de campaña.


Todos los sábados discutía en la sinagoga, esforzándose por convencer a judíos y griegos.


"Al escuchar a Pablo, creían y se bautizaban."

Cuando Silas y Timoteo bajaron de Macedonia, Pablo se dedicó enteramente a predicar, dando testimonio ante los judíos de que Jesús es el Mesías. Como ellos se oponían y respondían con blasfemias, Pablo sacudió sus vestidos y les dijo: «Vuestra sangre recaiga sobre vuestra cabeza. Yo soy inocente y desde ahora me voy con los gentiles».


Se marchó de allí y se fue a casa de un cierto Ticio Justo, que adoraba a Dios y cuya casa estaba al lado de la sinagoga. Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su familia; también otros muchos corintios, al escuchar a Pablo, creían y se bautizaban.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page