top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Primer ministro polaco defiende a Juan Pablo II ante acusaciones de encubrimiento de abusos sexuales

Mateusz Morawiecki defiende al "Papa peregrino" ante acusaciones "muy dudosas" de encubrimiento de abusos sexuales. La información proviene de los archivos del servicio secreto de seguridad de la era comunista.
 

Karol Wojtyla, arzobispo de Cracovia, Polonia, llega para participar en una sesión de trabajo del Sínodo de los Obispos, el 22 de octubre de 1971, en el Vaticano.


El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, defendió a san Juan Pablo II ante las versiones de que supo de abusos sexuales cometidos por sacerdotes contra menores mientras fue arzobispo de Cracovia y buscó ocultarlo.


En un video publicado en redes sociales, el premier señaló que las pruebas contra el fallecido pontífice son “muy dudosas” y denunció que el asunto fue planteado por sectores que pretenden librar una “guerra cultural” contra los polacos y trastornarles sus vidas.

 
 

La información difundida por TVN24 afectó a una personalidad muy respetada en Polonia, un país mayoritariamente católico y con un estrecho vínculo con la Iglesia.


El reporte generó reacciones mixtas, en especial porque parte de la documentación que citó provenía de los archivos del servicio secreto de seguridad de la era comunista, el cual había estado intentando afectar a la Iglesia.

 
 

El partido Ley y Justicia, en el poder en Polonia, intenta que el Parlamento apruebe esta semana una resolución en defensa del fallecido pontífice, cuyo papel en el giro hacia la democracia en su país natal en la década de 1980 inspiró después a otras naciones comunistas en el centro y el este de Europa.


Karol Wojtyla, fue arzobispo de Cracovia de 1964 a 1978 y Papa desde 1978, falleció en 2005 y canonizaron en 2014 luego de un proceso rápido.

 
 

El primer ministro polaco, en su defensa del santo, incluyó en su video citas de discursos del pontífice y también una fotografía del padre de Morawiecki, el disidente de la era comunista Kornel Morawiecki, reunido con Juan Pablo II.


Este caso se suma a una serie de acusaciones de abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia católica en distintos países del mundo.

0 comentarios
bottom of page