top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Por el pecado el hombre se esconde de Dios

"Ante el pecado nos justificamos delante de Dios, y eso es terrible", destacó el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura de hoy (Gén. 3, 9-15. 20). "Debemos vivir sin escondernos del Señor ni justificarnos", señaló.
 

El Señor Dios llamó a Adán y le dijo: «¿Dónde estás?».

Él contestó: «Oí tu ruido en el jardín, me dio miedo, porque estaba desnudo, y me escondí».


"La mujer respondió: «La serpiente me sedujo y comí»."

El Señor Dios le replicó: «¿Quién te informó de que estabas desnudo?, ¿es que has comido del árbol del que te prohibí comer?».

Adán respondió: «La mujer que me diste como compañera me ofreció del fruto y comí».

El Señor Dios dijo a la mujer: «¿Qué has hecho?».

La mujer respondió: «La serpiente me sedujo y comí».

El Señor Dios dijo a la serpiente: «Por haber hecho eso, maldita tú entre todo el ganado y todas las fieras del campo; te arrastrarás sobre el vientre y comerás polvo toda tu vida; pongo hostilidad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y su descendencia; esta te aplastará la cabeza, cuando tú la hieras en el talón».

Adán llamó a su mujer Eva, por ser la madre de todos los que viven.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page