top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Perseverar en el bien, que lleva hacia Dios

El Papa pidió, antes del rezo del Ángelus, mantenerse fiel al amor del Señor “que siempre es fiel y nunca cambia”.
 

"Perseverar es permanecer constantes en el bien, especialmente cuando la realidad circundante empuja a hacer otra cosa", subrayó el Pontífice en su reflexión antes del Ángelus dominical. (Fotografía: Vatican Media)


La perseverancia radica, indicó Francisco, en construir el bien cada día. Esa es la propuesta que abordó está mañana antes del Ángelus frente a una multitud que se congregó en la plaza San Pedro donde reflexionó en torno al Evangelio (Lc. 21, 5-19).


El texto lleva a Jerusalén, al lugar más sagrado: el templo, como explicó el mismo sucesor de Pedro. Allí algunos hablan de la magnificencia de aquel edificio grandioso, "adornado con piedras preciosas" (Lc 21,5). Pero el Señor dice: "De lo que ven, no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida" (v. 6). Luego aumenta la intensidad, explicando cómo en la historia casi todo se derrumba: habrá revoluciones y guerras, terremotos y hambrunas, plagas y persecuciones (cf. vv. 9-17).


El camino de salida a lo que dice el Señor, asegura el vicario de Cristo, se encuentra en una palabra: perseverancia.

 
 
LO QUE REALMENTE IMPORTA

La perseverancia significa ser “muy severos”, o sea disciplinados, persistentes en lo que a Dios le importa.


En ese sentido el Pontífice aclaró que “lo que realmente importa” muchas veces no coincide con los intereses del ser humano y elevan el ego, “en cambio, Jesús pide que nos centremos en lo que permanece, que evitemos dedicar nuestra vida a construir algo que luego se destruirá, como aquel templo, olvidándonos de construir lo que no se derrumba, de construir sobre su palabra, sobre el amor, sobre el bien.

 
 
CONSTANCIA EN EL BIEN

Jorge Bergoglio explicó que perseverar es permanecer en el bien, o sea continuar en esa línea aunque las cuestiones mundanas traten de distraernos. “Sé que rezar es importante, pero yo, como todo el mundo, siempre tengo muchas cosas que hacer, y por eso lo dejo para más adelante”, ejemplificó el Santo Padre y manifestó que ahí, en ese momento, es donde se debe perseverar en el bien.


Reflexión del Papa Francisco.


Francisco añadió que, “si perseveramos -nos recuerda Jesús- no tenemos nada que temer, ni siquiera en los acontecimientos tristes y difíciles de la vida, ni siquiera en el mal que vemos a nuestro alrededor, porque permanecemos anclados en el bien.


“La perseverancia es el reflejo del amor de Dios en el mundo, porque el amor de Dios es fiel, nunca cambia”, subrayó.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page