top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Permanecer unidos a Dios

"Debemos cuidar nuestra unión con el Señor en todo lo que vivimos", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en la reflexión de la primera lectura de hoy (He. 11, 21b-26; 13, 1-3). "Si no hay fe verdadera, es muy difícil que vivamos unidos a Dios", señala.
 

Llegó la noticia a oídos de la Iglesia de Jerusalén, y enviaron a Bernabé a Antioquía; al llegar y ver la acción de la gracia de Dios, se alegró y exhortaba a todos a seguir unidos al Señor con todo empeño, porque era un hombre bueno, lleno de Espíritu Santo y de fe. Y una multitud considerable se adhirió al Señor. Bernabé salió para Tarso en busca de Saulo; cuando lo encontró, se lo llevó a Antioquía.


Durante todo un año estuvieron juntos en aquella Iglesia e instruyeron a muchos. Fue en Antioquía donde por primera vez los discípulos fueron llamados cristianos.


"Una multitud considerable se adhirió al Señor."

En la Iglesia que estaba en Antioquía había profetas y maestros: Bernabé, Simeón, llamado Níger; Lucio, el de Cirene; Manahén, hermano de leche del tetrarca Herodes, y Saulo.


Un día que estaban celebrando el culto al Señor y ayunaban, dijo el Espíritu Santo: «Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado». Entonces, después de ayunar y orar, les impusieron las manos y los enviaron.

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentare


bottom of page