top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Liberarse de las ataduras temporales

"Debes aprender a vivir poniendo los ojos en la eternidad", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura del día (Ec. 1, 2-11).
 

¡Vanidad de vanidades! —dice Qohélet—. ¡Vanidad de vanidades; todo es vanidad!


"Sus sucesores no se acordarán de ellos."

¿Qué saca el hombre de todos los afanes con que se afana bajo el sol?


Una generación se va, otra generación viene, pero la tierra siempre permanece.


Sale el sol, se pone el sol, se afana por llegar a su puesto, y de allí vuelve a salir. Sopla hacia el sur, gira al norte, gira que te gira el viento, y vuelve el viento a girar. Todos los ríos se encaminan al mar, y el mar nunca se llena; pero siempre se encaminan los ríos al mismo sitio.


Todas las cosas cansan y nadie es capaz de explicarlas. No se sacian los ojos de ver, ni se hartan los oídos de oír.


Lo que pasó volverá a pasar; lo que ocurrió volverá a ocurrir: nada hay nuevo bajo el sol.


De algunas cosas se dice: «Mira, esto es nuevo». Sin embargo, ya sucedió en otros tiempos, mucho antes de nosotros. Nadie se acuerda de los antiguos, y lo mismo pasará con los que vengan: sus sucesores no se acordarán de ellos.

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page