top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

La Iglesia unida supera dificultades

En su visita a Canadá el Papa se reunió con los jesuitas en un encuentro privado en el que destacó la importancia de una Iglesia que trabaja en pos del bien común y les pidió que colaboren con Haití que "está viviendo un calvario".
 

Francisco junto a miembros de la Compañía de Jesús de Canadá. (Fotografía: Vatican Media)


“Ser o no ser”, se planteaba William Shakespeare en la obra “Hamlet”; ese mismo interrogante es el que hizo el Papa Francisco sobre la “Iglesia sinodal”: “es sinodal o no es Iglesia”. La expresión fue durante un encuentro que mantuvo la semana pasada con jesuitas de Canadá durante su viaje pastoral.


“El sínodo es la expresión de la Iglesia donde el protagonista es el Espíritu Santo, como en las situaciones narrados en los Hechos de los Apóstoles”, explicó el Pontífice y agregó: “sínodo significa caminar juntos”.



IGLESIA UNIDA

El vicario de Cristo indicó, que si bien, el proceso de reconciliación con los pueblos indígenas canadienses recién inició, lo importante fue que el episcopado de ese país “se puso de acuerdo, asumió el reto y avanzó”. “Cuando un episcopado está unido, puede afrontar bien los retos que se presentan”, señaló.


El Santo Padre también destacó la capacidad de los indígenas para tratar bien el tema y comprometerse.



EL CALVARIO DE HAITÍ

La provincia canadiense de la Compañía de Jesús incluye también Haití, y no podía dejar de reflexionar sobre el difícil proceso de reconciliación nacional que se está llevando a cabo en el país caribeño: "está viviendo un calvario", comentó Francisco. "No me parece que las organizaciones internacionales hayan entendido cómo hacerlo", añadió, pidiendo soluciones concretas para salir de la crisis y sugiriendo a la Iglesia iniciativas de oración y penitencia para ayudar al pueblo haitiano a crecer en esperanza.

0 comentarios

Comments


bottom of page