top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

La fe y la constancia para superar los problemas

Realizó una escultura de Cristo crucificado en un árbol, que lo ayudó a dejar sus adicciones.
 

La historia de Pedro Ortega, un hombre que pasó 30 años sumergido en el oscuro mundo de las drogas y viviendo en la indigencia, es una muestra de cómo la fe en Dios puede brindar oportunidades para superar la adversidad y las adicciones.


A pesar de la incredulidad de muchos, Ortega encontró su camino hacia la rehabilitación cuando vio un almendro seco en las calles de Valledupar, Colombia, y supo que podía tallar la figura de Jesús crucificado en ese árbol.


Con sólo un par de herramientas y en pocos días, Pedro concretó la obra en el Parque de las Madres, dándole "nueva vida" al árbol y comenzando su camino de rehabilitación.

 
 
CARISMA, REGALO DE DIOS

Para Pedro, la obra es una consagración, porque Dios le da a uno un don y uno tiene que multiplicarlo. Y su talento no es casualidad, sino que es heredado de su familia, donde hay muchos artesanos, de quienes él aprendió las habilidades.

 
 
FE INTACTA


La fe en Dios es el motor de la recuperación de Pedro Ortega y de muchas personas que luchan contra las adicciones. Su arte religioso es una forma de expresar su devoción y de encontrar una nueva vida de la mano del Señor.


La historia de este artista es una muestra de que la fe y la perseverancia pueden llevar a la superación de las adicciones y a la creación de oportunidades de vida.


Su arte religioso es una manifestación de su fe en Dios y de su camino hacia la rehabilitación.

0 comentarios
bottom of page