top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

La fe se abre a la voluntad de Dios

"La fe siempre exige una respuesta de nuestra parte", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura de hoy (Gál. 3, 7-14).
 

Comprended de una vez que hijos de Abrahán son los hombres de fe.


"Por la fe recibiéramos el Espíritu prometido."

Además, la Escritura, previendo que Dios justificaría a los gentiles por la fe, le adelantó a Abrahán la buena noticia: «Por ti serán benditas todas las naciones.»


Así que son los hombres de fe los que reciben la bendición con Abrahán, el fiel. En cambio, los que se apoyan en la observancia de la ley tienen encima una maldición, porque dice la Escritura: «Maldito el que no cumple todo lo escrito en el libro de la ley.»


Que en base a la ley nadie se justifica ante Dios es evidente, porque lo que está dicho es que «el justo vivirá por su fe», y la ley no arranca de la fe, sino que «el que la cumple vivirá por ella.»


Cristo nos rescató de la maldición de la ley, haciéndose por nosotros un maldito, porque dice la Escritura: «Maldito todo el que cuelga de un árbol.»


Esto sucedió para que, por medio de Jesucristo, la bendición de Abrahán alcanzase a los gentiles, y por la fe recibiéramos el Espíritu prometido.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page