top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

La familia, base educativa de la sociedad

El amor, la verdad, justicia y valores cristianos son los fundamentos para una educación de calidad, señaló la Pastoral de Educación de la Conferencia Episcopal Paraguaya.
 

Conferencia de prensa realizada el martes 7 de junio en el seminario de Asunción. (Fotografía: Arzobispado de Asunción)


Ante la desigualdad educativa, la brecha tecnológica, la ausencia de un Estado que garantice la gratuidad en la formación de los jóvenes, la Iglesia en el Paraguay se compromete a generar un “proyecto educativo visionario, centrado en Cristo Jesús y fundamentado en los valores evangélicos como el amor, la paz, la verdad y la justicia”, subrayó monseñor Gabriel Escobar Ayala, obispo del Vicariato del Chaco y responsable de la Pastoral de Educación de la Conferencia Episcopal de Paraguay (CEP), en una rueda de prensa en el seminario de Asunción en el marco del Día Nacional de Educación Católica, que se celebró el 7 de junio.


El país está atravesando por una crisis institucional y social, en el que las autoridades no pueden ponerle fin a la inseguridad y violencia, por lo que la Pastoral de Educación se responsabiliza a “instalar la pedagogía del amor y la cultura de la paz”.


“La pandemia acrecentó la pobreza, las desigualdades entre los niños y jóvenes de comunidades urbanas y rurales, de escuelas oficiales, privadas y privadas subvencionadas”.


DECADENCIA EDUCATIVA

A la falta de operatividad de los gobernantes se sumó el COVID-19 —al que tampoco estuvieron a la altura— que terminó causando deterioros de importancia en los estamentos sociales.


“En el ámbito educativo dejó daños irreparables que no se dimensionaron y hasta hoy no fueron asumidos”, señaló monseñor Escobar Ayala y afirmó que la pandemia “acrecentó la pobreza, las desigualdades entre los niños y jóvenes de comunidades urbanas y rurales, de escuelas oficiales, privadas y privadas subvencionadas”.



En esa línea desde la entidad eclesial aseguraron que la educación paraguaya se enfrenta a la falta de gratuidad total en las escuelas, lo que limita a algunos sectores sociales; la calidad educativa; el acceso a la tecnología; un currículo desfasado y falta de capacitación a docentes.



BASE SOCIAL

Monseñor Gabriel Escobar Ayala, obispo del vicariato del Chaco y responsable de Pastoral Educativa de la Conferencia Episcopal Paraguaya. (Fotografía: Arzobispado de Asunción)


Familia, escuela y desarrollo humano serían las bases para el crecimiento de un país, por lo que la Pastoral Educativa se enfrenta a un gran desafió con la clara misión evangelizadora y la necesidad de “revalorizar a la familia como núcleo fundamental de la sociedad” y que la transformación lleve a “asegurar el acceso a la educación gratuita y de calidad”.


“Nos comprometemos a promover intensamente una educación de la afectividad, que potencie la solidaridad hasta construir como hermanos la familia de los hijos de Dios. Desarrollar eficazmente la dimensión espiritual, para darle trascendencia y sentido radical a nuestra vida”, subrayó el prelado.

0 comentarios

Comments


bottom of page