top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Isabel II, la reina de los cinco papas

Isabel Windsor murió a los 96 años de edad luego de reinar durante siete décadas. "Rindo homenaje a su ejemplo de devoción al deber, a su testimonio inquebrantable de fe en Jesucristo y a su firme esperanza en sus promesas", expresó Francisco en su pésame a la familia real.
 

El Papa Francisco recibió a la reina Isabel II en abril de 2014.


Las dos últimas décadas están marcando el fin de una época, la cual se refleja en la desaparición física de íconos de las artes, política, religión. Hace unos falleció días Mijaíl Gorbachov, quien puso fin a la Guerra Fría y marcó el desmembramiento de la URSS; hoy murió Isabel II (96), la monarca con el reinado más largo —70 años— de Gran Bretaña y una roca de estabilidad durante la mayor parte de un siglo turbulento.


El Palacio de Buckingham anunció que falleció en el Castillo de Balmoral, su residencia de verano en Escocia, donde miembros de la familia real británica acudieron rápidamente después de que su salud empeoró.



 
 


SIETE DÉCADAS DE GOBIERNO

Desde el 6 de febrero de 1952, Isabel reinó sobre una Gran Bretaña que se reconstruyó de la guerra y perdió su imperio; se incorporó a la Unión Europea y también la dejó; se transformó de una potencia industrial en una sociedad incierta del siglo XXI.


Ante ella desfilaron más de una decena de primeros ministros, de Winston Churchill a Truss, convirtiéndose en una institución y un ícono, un punto fijo y una presencia reconfortante incluso para aquellos que ignoraban o detestaban a la monarquía.


La princesa Isabel (centro) cuando tenía 11 años de edad, junto a sus padres y hermana Margarita.


Se volvió menos visible en sus últimos años, cuando la edad y la fragilidad redujeron considerablemente sus apariciones públicas. Pero se mantuvo firmemente en control de la monarquía y como una parte esencial de la vida nacional de Gran Bretaña, celebró su Jubileo de Platino, por sus 70 años en el trono, con días de fiestas y desfiles en junio de 2022.


La reina Isabel y Winston Churchill en 1954.


Ese mismo mes se convirtió en la segunda monarca con el reinado más largo de la historia, detrás de Luis XIV, rey de Francia en el siglo XVII, quien ascendió al trono a los 4 años.


El martes, Isabel presidió una ceremonia en el Castillo de Balmoral para aceptar la renuncia del primer ministro Johnson y designar a Liz Truss como la 15ª primera ministra en función durante su reinado.


La primera ministra británica Margaret Thatcher (izq.) junto a la Reina.


Cuando tenía 21 años, casi cinco años antes de su coronación, le prometió a los pueblos de Gran Bretaña y de la Mancomunidad de Naciones que “toda mi vida, ya sea larga o corta, estaré dedicada a su servicio”.


Fue una promesa que cumplió durante más de siete décadas.


La reina Isabel II con los líderes del G-7 en el Palacio de Buckingham en Londres el 16 de julio de 1991. De izquierda a derecha: El presidente de Estados Unidos George Bush, el primer ministro italiano Giulio Andreotti, el primer ministro japonés Toshiki Kaifu, el primer ministro británico John Major, el presidente francés Francois Mitterrand, el primer ministro canadiense Brian Mulroney, el presidente de la Comisión Europea Jacques Delors, el canciller alemán Helmut Kohl y el primer ministro holandés Ruud Lubbers.




MATRIMONIO

La reina Isabel II de Gran Bretaña y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, en 1953.


Estuvo casada durante más de 73 años con el príncipe Felipe, quien falleció en abril de 2021 a los 99 años.


Isabel era la matriarca de una familia real cuyos problemas eran objeto de fascinación mundial, amplificados por versiones de ficción en series como “The Crown”.


A Isabel le sobreviven cuatro hijos, ocho nietos y 12 bisnietos.




CON MIEDO A SER REINA

Isabel Alejandra María Windsor nació en Londres el 21 de abril de 1926, era la primogénita del duque y la duquesa de York. No nació para ser reina, ya que el hermano mayor de su padre, el príncipe Eduardo, estaba destinado a la corona y se suponía que la heredarían los hijos que tendría.



Pero en 1936 Eduardo VIII abdicó al trono para casarse con la estadounidense dos veces divorciada Wallis Simpson, de modo que el padre de Isabel fue coronado como Jorge VI.


Isabel comenzaba su adolescencia cuando Gran Bretaña entró en guerra con Alemania en 1939. Aunque el rey y la reina permanecieron en el Palacio de Buckingham durante el bombardeo del Blitz y visitaron los barrios atacados de Londres, Isabel y Margarita pasaron la mayor parte de la guerra en el Castillo de Windsor, al oeste de la capital. Incluso ahí cayeron unas 300 bombas en un parque adyacente, y las princesas pasaron muchas noches en un refugio subterráneo.



 
 


En 1945, luego de rogar a sus padres durante meses que le permitieran apoyar las tareas de la guerra, la heredera del trono se convirtió en la suboficial segunda Isabel Alejandra María Windsor en el Servicio Territorial Auxiliar. Isabel aprendió con entusiasmo a conducir y dar mantenimiento a vehículos pesados.


La noche que terminó la guerra en Europa, el 8 de mayo de 1945, Isabel y Margarita lograron mezclarse, sin ser reconocidas, con la multitud que celebraba en Londres “llevadas por una ola de felicidad y alivio”, dijo a la BBC décadas después, al describir “una de las noches más memorables de mi vida”.


La princesa Isabel de Gran Bretaña, comandante menor en el servicio auxiliar territorial, recibe un reloj como regalo de los viejos asociados en el campamento donde recibió su entrenamiento, durante una ceremonia en el Centro de Entrenamiento 1 en Camberley, Inglaterra, el 3 de agosto de 1945.


En noviembre de 1947 se casó en la Abadía de Westminster con el oficial de la armada real Felipe Mountbatten, príncipe de Grecia y Dinamarca, a quien había conocido en 1939 cuando ella tenía 13 años y el 18.


La pareja vivió por un tiempo en Malta, donde Felipe prestaba servicio en la armada, e Isabel disfrutó una vida casi normal como esposa de un oficial. El primero de sus cuatro hijos, el príncipe Carlos, nació el 14 de noviembre de 1948. Le siguieron la princesa Ana el 15 de agosto de 1950, el príncipe Andrés el 19 de febrero de 1960 y el príncipe Eduardo el 10 de marzo de 1964.




LA MONARCA DE LOS CINCO PAPAS

Aunque la reina Isabel II es la cabeza de la iglesia de Inglaterra (anglicanismo), siempre mantuvo una relación cordial con los papas católicos.


San Juan Pablo II recibió en el 2000 a la reina Isabel II. Ya se habían reunido en 1980.


A lo largo de su vida, la reina conoció personalmente a cinco vicarios de Cristo: el primero fue Pío XII en 1951, un año antes de ascender al trono; luego Juan XXIII; Juan Pablo II; Benedicto XVI; y finalmente Francisco.


La importancia de estos encuentros radica en el papel que tiene la soberana inglesa, quien es la líder institucional – no espiritual – de la Iglesia anglicana, lo cual significa también un paso para mejorar las relaciones entre ambos estados con fe cristiana.


La reina Isabel II recibió a Benedicto XVI en Inglaterra en 2010.



PÉSAME DEL PAPA FRANCISCO

“Me uno para rezar por el eterno descanso de la difunta Reina, y para rendir homenaje a su vida de servicio incansable al bien de la Nación y de la Commonwealth, a su ejemplo de devoción al deber, a su testimonio inquebrantable de fe en Jesucristo y a su firme esperanza en sus promesas”, manifestó Francisco en el telegrama de pésame dirigido al rey Carlos III de Inglaterra, tras conocer la noticia del fallecimiento de Isabel II.


El único encuentro que mantuvieron la reina Isabel y Francisco fue en 2014, en una reunión que duró alrededor de 20 minutos.


En el documento el Obispo de Roma ofreció sus más sentidas condolencias a a los miembros de la familia, al pueblo del Reino Unido y a la Commonwealth: “Me uno de buen grado a todos los que lloran su pérdida para rezar por el eterno descanso de la difunta Reina, y para rendir homenaje a su vida de servicio incansable al bien de la Nación”.



 
 


Asimismo, elevó sus oraciones para encomendar la noble alma de la difunta a la bondad misericordiosa del Padre Celestial. Al mismo tiempo, el Pontífice aseguró a Carlos III “mis oraciones para que Dios Todopoderoso le sostenga con su gracia infalible al asumir ahora sus altas responsabilidades como rey”.


“Sobre usted y todos los que aprecian la memoria de su difunta madre, invoco una abundancia de bendiciones divinas como prenda de consuelo y fortaleza en el Señor”, expresó.



LÍNEA DE SUCESIÓN

Luego de que el príncipe Carlos se convierta en rey, la línea de sucesión al trono británico será la siguiente:



1. Príncipe Guillermo, el primogénito de Carlos y la princesa Diana. Casado con Catalina, duquesa de Cambridge. Sus tres hijos lo siguen en la línea de sucesión.


2. Príncipe Jorge de Cambridge, nacido en julio de 2013.


3. Princesa Carlota de Cambridge, nacida en mayo de 2015.


4. Príncipe Luis de Cambridge, nacido en abril de 2018.


5. Príncipe Enrique, el hijo menor de Carlos y Diana.


6. Archie Mountbatten-Windsor, hijo mayor de Enrique y Meghan, duquesa de Sussex, nacido en mayo de 2019.


7. Lilibet Mountbatten-Windsor, segunda hija de Enrique nacida en junio de 2021


8. Príncipe Andrés, el segundo varón de la reina Isabel II y el príncipe Felipe.


9. Princesa Beatriz, la hija mayor de Andrés y su exesposa, Sarah Ferguson.


10. Sienna Elizabeth, hija de Beatriz y Edoardo Mapelli Mozzi, nacida en septiembre de 2021.


11. Princesa Eugenia, la hija menor de Andrés y Ferguson.


12. August Brooksbank, hijo de Eugenia y James Brooksbank nacido en febrero de 2021.




Comments


bottom of page