top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Esperanza en el Salvador

"No debemos aspirar a cosas terrenas, somos personas que estamos de paso y nuestro lugar es el cielo", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura del día (Fil. 3, 17 – 4,1).
 

Hermanos, sed imitadores míos y fijaos en los que andan según el modelo que tenéis en nosotros.


"Nosotros somos ciudadanos del cielo."

Porque —como os decía muchas veces, y ahora lo repito con lágrimas en los ojos— hay muchos que andan como enemigos de la cruz de Cristo: su paradero es la perdición; su Dios, el vientre; su gloria, sus vergüenzas; solo aspiran a cosas terrenas.


Nosotros, en cambio, somos ciudadanos del cielo, de donde aguardamos un Salvador: el Señor Jesucristo.


Él transformará nuestro cuerpo humilde, según el modelo de su cuerpo glorioso, con esa energía que posee para sometérselo todo.


Así, pues, hermanos míos queridos y añorados, mi alegría y mi corona, manteneos así, en el Señor, queridos.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page