top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

El poder de la Eucaristía

Monseñor Francisco Gil Hellín asegura que el mal triunfa porque nos alejamos de Dios por voluntad propia, ya que lo tenemos en la Palabra y la Hostia.
 

La semana pasada leí una carta de sor Lucía, la vidente de Fátima. En ella responde a un sacerdote preocupado “por la desorientación del tiempo presente”.


Sor Lucía le confirma que está “en la verdad cuando se lamenta que muchos se dejan dominar por la onda diabólica que esclaviza al mundo y se encuentran tan ciegos que no ven el error”.


Pero hace esta observación que me impresionó: “el principal error es que estos abandonaron la oración, alejándose de Dios, y sin Dios todo falla”. Y añadía: “por eso, todos tenemos necesidad de intensificar nuestra vida de unión con Dios y todo esto se consigue por medio de la oración. Que nos falte el tiempo para todo menos para la oración, ¡y verá cómo en menos tiempo se hará mucho!”. Y enfatizaba: “recomiende esto a todos sus hermanos sacerdotes y lo experimentarán. Luego dígame si estoy equivocada”.



DIAGNÓSTICO CIENTÍFICO O REAL

Quizás alguno se sonría ante esta sencilla radiografía y exija un diagnóstico “más científico” de la situación actual del mundo. Yo me inclino ante unas palabras, ciertamente sencillas y descomplicadas, pero que brotan de un corazón enamorado de Dios y que, además, tuvo la suerte de contemplar el rostro de la Virgen. Y me adhiero completamente a esta aseveración suya: “estoy muy segura de cuál es el principal mal del mundo actual y la causa del retroceso en las almas consagradas. Nos alejamos de Dios, y sin Dios tropezamos y caemos. El demonio es astuto para saber cuál es el punto débil a través del cual atacarnos”.



CARA A CARA CON DIOS

Todo esto cobra una especial fuerza y sentido ahora que nos acercamos a la fiesta del Corpus Christi, porque son los sacerdotes quienes hacen posible que los fieles puedan encontrarse cara a cara con Dios, en la Eucaristía.


Ciertamente que “en Dios vivimos, nos movemos y existimos”. Pero la Eucaristía nos da una presencia cualificadísima de Dios Encarnado. Tan cualificada, que entre la presencia que gozaron los Apóstoles y la que tenemos nosotros en la Eucaristía solo hay esta diferencia: ellos veían a Jesucristo con los ojos de la cara y nosotros le vemos con los de la fe; pero unos y otros estamos ante la misma Persona del Verbo Encarnado.


Santa Teresa estaba tan persuadida de esto, que se extrañaba de que algunos cristianos se lamentasen de no haber vivido en tiempos de Jesús, como si solamente los de esa época hubieran gozado de su presencia.



CRISTO SALE A BUSCAR AL MUNDO

Jesucristo espera, de modo ordinario, que vayamos a encontrarnos con El en la misa y visitándole en el sagrario. Pero el día del Corpus sale a nuestras calles y plazas para hacerse encontradizo con todos. Esta salida tiene el mismo objetivo que las que hacía en su vida mortal por los caminos de Galilea y Judea: bendecirnos, perdonarnos, animarnos, ayudarnos, curarnos como al ciego de Jericó, al paralítico, a la suegra de Pedro y a tantos otros.



REMEDIO AL ALCANCE DE TODOS

Comparto plenamente la apreciación de sor Lucía sobre la situación actual del mundo y de la Iglesia: lo peor que nos está sucediendo es que hemos abandonado el trato con Dios. Por eso, el remedio de los remedios es encontrarnos con Dios hecho Eucaristía. En la Palabra y en la Hostia ofrecida, comida y visitada.



(Mons. Francisco Gil Hellín www.revistaecclesia.com / Adaptado Canal Vida)

0 comentarios
bottom of page