top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

El deporte, generador de comunidad y constructor de la paz

El Santo Padre en el cierre de la Cumbre Internacional "Deporte para todos; cohesionado, accesible y adaptado a cada persona", recordó que “si el mundo del deporte transmite unidad y cohesión, puede convertirse en un formidable aliado para construir la paz”.
 

El deporte como disciplina inclusiva en el que se desarrollan los valores cristianos, fue el eje del discurso que el Papa Francisco dirigió a los participantes de la Cumbre Internacional "Deporte para todos; cohesionado, accesible y adaptado a cada persona", que recibió hoy en el aula Pablo VI.


En su alocución a los 250 concurrentes del encuentro que se desarrolló el 29 y 30 de septiembre, el Santo Padre en el último día saludó a los organizadores, atletas y dirigentes deportivos. “Vinieron de muchas partes del mundo, representando a las más diversas organizaciones deportivas e instituciones civiles y religiosas. Los anima una noble motivación: la de comprometerse con la promoción de un deporte que sea para todos, que sea cohesionado, accesible y a la medida de toda persona, señaló.


 
 

Al mismo tiempo, indicó que “la Iglesia está cerca del deporte, porque cree en el juego y en la actividad deportiva como lugar de encuentro, de formación de valores y de fraternidad”.

“A través del deporte se pueden establecer relaciones sólidas y duraderas, el deporte es un generador de comunidad.”




GENERADOR DE COMUNIDAD

El Obispo de Roma también dijo que, cuando el deporte se practica poniendo a las personas en el centro y potenciando el placer de jugar, hace crecer en cada uno el sentido de la participación, de compartir, y les hace sentirse parte de un grupo. “La dimensión del juego es fundamental, sobre todo para los más pequeños: da alegría, genera sociabilidad y crea amistades, y al mismo tiempo es formativo, aseguró Jorge Bergoglio y destacó: “a través del deporte se pueden establecer relaciones sólidas y duraderas, el deporte es un generador de comunidad”.


 
 


EL DEPORTE UN ALIADO PARA CONSTRUIR LA PAZ

Al igual que los miembros forman el cuerpo, los jugadores forman un equipo y las personas forman una comunidad. El deporte puede ser un símbolo de unidad para una sociedad, una experiencia de integración, un ejemplo de cohesión y un mensaje de concordia y paz. “Hoy en día, tenemos una gran necesidad de una pedagogía de la paz – precisó el Papa – de fomentar una cultura de la paz, partiendo de las relaciones interpersonales cotidianas y llegando a las relaciones entre los pueblos y las naciones. Si el mundo del deporte transmite unidad y cohesión, puede convertirse en un formidable aliado para construir la paz.


“La Iglesia está cerca del deporte, porque cree en el juego y en la actividad deportiva como lugar de encuentro, de formación de valores y de fraternidad.” (Papa Francisco)



CUMBRE DEL DEPORTE

Dos días para reflexionar sobre la importancia del deporte tuvieron 250 personas de 40 países del mundo que participaron de la cumbre organizada por el Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.


 
 

Uno de los objetivos del conversatorio fue instar al mundo del deporte a poner en el centro a la persona, especialmente discapacitados, migrantes, presos, jóvenes y mujeres; además de intentar reducir las divisiones entre la disciplina profesional y el amateur, para que no se pierda el sentido del juego, de la amistad y de la gratuidad.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page