top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Comunicar valores cristianos dando voz a los excluidos

El Papa recibió a los miembros del Dicasterio para la Comunicación a quienes les pidió tener siempre presentes a los descartados e ignorados de la sociedad. “Deben dar voz a quien no la tiene y educarse en el esfuerzo de comunicar”, subrayó.
 

La comunicación es "favorecer la cercanía, dar voz a los excluidos, llamar la atención sobre lo que normalmente descartamos e ignoramos", manifestó esta mañana Francisco en su discurso a los participantes de la Asamblea Plenaria del Dicasterio para la Comunicación que se llevó a cabo en la sala Clementina del Palacio Apostólico.


Ante una multitud explicó que la comunicación es “el oficio de los vínculos” dentro de los cuales “la voz de Dios resuena y se hace escuchar"; y destacó que la orientación debe ir para que “las personas se sientan menos solas, dar voz a quien no la tiene y educarse en el esfuerzo de comunicar”.

 
 
ACOMPAÑAR EN LA SOLEDAD

El Santo Padre, en un momento de su alocución dijo que uno de los puntos fundamentales de quienes ejercen la profesión en los medios es “hacer que las personas estén menos solas", y si no cumplen con ello es porque solo se está entreteniendo y no generando vínculos. “Una persona se siente menos sola cuando se da cuenta de que las preguntas, las esperanzas, las luchas que lleva dentro encuentran su expresión fuera", indicó.


Para generar ese vínculo, ese puente con las personas se debe estar inmerso en la realidad, “en el corazón del hombre contemporáneo”.



"Por lo tanto, toda verdadera comunicación está hecha de escucha concreta, encuentros, rostros, historias", subrayó el Obispo el de Roma y señaló que no asumir la realidad, conocerla, limita en la comunicación, la cual debe ayudar al crecimiento de “los hombres y mujeres de hoy".


Con frecuencia, estableció el sucesor de Pedro en su discurso, la comunicación margina y censura "lo que es incómodo y lo que no queremos ver". No obstante, precisó que la tarea de la Iglesia es estar con los últimos y su hábitat natural son las periferias existenciales.


"Las periferias existenciales no son solo las que por razones económicas se encuentran al margen de la sociedad, sino también las que están llenas de pan pero vacías de sentido, son también las que viven en situaciones de marginalidad debido a determinadas elecciones, o a fracasos familiares, o a acontecimientos personales que han marcado indeleblemente su historia".

 
 
DIVERSIDAD

El disenso no es una actitud de ruptura, apuntó el vicario de Cristo, "de hecho puede ser uno de los ingredientes de la comunión", pues la comunicación también debe hacer posible la diversidad de puntos de vista, buscando siempre preservar la unidad y verdad, y combatiendo la calumnia, violencia verbal, personalismo y fundamentalismo que, con la excusa de ser fieles a la verdad, sólo propagan la división y la discordia.


"Servir a la Iglesia significa ser fiable y también valiente para atreverse por nuevos caminos", concluyó el Papa.

0 comentarios
bottom of page