top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Suspenden causa de beatificación del padre Kentenich

El fundador del Movimiento de Schoestatt está acusado de abuso psicológico y sexual.
 

Las denuncias que pesan sobre el sacerdote José Kentenich (1885-1968) hicieron mella sobre el proceso de beatificación que se abrió en 1975 y fue suspendido este mes, tal como lo anunció el obispo de la diócesis alemana de Trier, monseñor Stephan Ackermann, según informó la agencia CNA Deustch.


En el comunicado el prelado indicó que tras la inculpación “existe la necesidad de una investigación profunda de la persona y la obra de José Kentenich”, por lo que se llevarán a cabo en los próximos años las correspondientes pesquisas.


De acuerdo a la diócesis, la decisión de pausar el proceso de beatificación se conversó con la Congregación Pontificia para las Causas de los Santos.




“UNA MAYOR INVESTIGACIÓN DE LOS CONTEXTOS PUEDE AYUDARNOS A COMPRENDER AÚN MEJOR AL FUNDADOR DE SCHOENSTATT”

La Presidencia General de la Obra Internacional de Schoenstatt, ante el anuncio de la suspensión del proceso de beatificación de Kentenich, indicó que aprovecharán “la suspensión para seguir trabajando intensamente en el contexto histórico”.


Asimismo, señaló que “las acusaciones publicadas desde 2020 proceden casi en su totalidad de los archivos de los palotinos de Limburgo —no de los archivos romanos, a los que sólo se ha podido acceder ahora— y ya estaban disponibles en el proceso de beatificación. Las investigaciones realizadas hasta ahora muestran que los documentos de los archivos romanos no añaden nada sustancialmente nuevo a las acusaciones ya conocidas en el proceso de beatificación”.


"Una mayor investigación de los contextos puede ayudarnos a comprender aún mejor al fundador de Schoenstatt, también como una personalidad que, consciente de su misión para la Iglesia, provoca y puede soportar la oposición." (Presidencia General de la Obra Internacional de Schoenstatt)

“La decisión del obispo es un impulso para nosotros como schoenstattianos. Una mayor investigación de los contextos puede ayudarnos a comprender aún mejor al fundador de Schoenstatt, también como una personalidad que, consciente de su misión para la Iglesia, provoca y puede soportar la oposición. Nuestro esfuerzo por una vida contemporánea auténticamente cristiana que ayude a configurar la Iglesia y la sociedad es la mejor manera de mantener vivo el significado del Padre Kentenich para hoy”, concluyó la misiva.



“QUIZA LA VIRGEN QUIERE QUE NOS COMPROMETAMOS MÁS CON LA MISIÓN DE SCHOENSTATT”


El presidente de la Obra de Schoenstatt, padre Juan Pablo Catoggio (foto), en una carta a la familia de Schoenstatt manifestó, que ante la situación por la que están atravesando, “quizá la Virgen quiere que nos comprometamos más con la misión de nuestro fundador y la fecundidad de su carisma en la Iglesia para nuestro tiempo”.



ACUSACIONES


La historiadora Alexandra Von Teuffenbach (foto) publicó el 2 de julio de 2020 un informe en el blog Settimo Cielo y en el periódico alemán Die Tagespost sobre las denuncias de abusos de poder y sexual contra el presbítero Kentenich que se remontan a mediados del siglo XX.


Se remitió a documentación disponible en los recientemente abiertos documentos del pontificado de Pío XII en el Archivo Apostólico Vaticano y a los hallazgos del teólogo jesuita Sebastiaan Tromp, que realizó una visita apostólica a la Familia de Schoenstatt a pedido de la Santa Sede.


En su informe, la experta en historia de la Iglesia presentó supuestos diálogos de contenido sexual que habrían ocurrido entre el padre Kentenich e integrantes del Instituto de las Hermanas de María de Schoenstatt antes de la visita apostólica del sacerdote Tromp.



Además, señaló la existencia de al menos una carta denunciando “abuso sexual” y dijo que otras misivas con contenido similar habrían sido desechadas por la entonces madre general de la institución religiosa en Alemania.


Las denuncias habrían llevado a que en 1951 el padre Kentenich fuera enviado a Estados Unidos y separado de su fundación, en un periodo que en la institución religiosa se conoce como “exilio”. No sería hasta 1965, tres años antes de su muerte, que el Vaticano le permitió al sacerdote regresar a Alemania y reunirse con la Familia de Schoenstatt.



PEDIDO DE PERDÓN


El 3 de julio de 2020, el padre Patricio Moore (foto), vocero del Instituto de los Padres de Schoenstatt en Chile, pidió perdón por la institución religiosa y ofreció una explicación sobre la historia y el contexto de las acusaciones.


“Creo que nosotros o yo no estuve a la altura de dar a conocer una serie de cosas que deberíamos haber dado a conocer en el momento oportuno” y “no estuvimos a la altura de realmente entregar todo esto que sabíamos, sobre todo pensando que ya había muerto toda la gente que participó en esta historia”, dijo el sacerdote.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page