top of page
  • jmarinangeli

La magia de lo cotidiano y la búsqueda de la felicidad

En "Perfect Days" (Días Perfectos), Wim Wenders captura con maestría la esencia de encontrar la alegría en las cosas más simples de la vida, una película que nos invita a reflexionar sobre dónde reside realmente la felicidad.
 

Un descanso en la jornada laboral, un momento para disfrutar del paisaje que lo rodea y que embellece su vida. Cada fotograma es una invitación a reflexionar sobre la vorágine en la que vivimos. (Fotografía: Facebook)


Podría ser una mañana cualquiera en Tokio, Asunción o Buenos Aires. El sol asoma, las calles comienzan a llenarse de vida y Hirayama, interpretado magistralmente por Kōji Yakusho, inicia su jornada con una sonrisa. Su tarea parece simple: limpiar baños. Sin embargo, Wim Wenders, en "Perfect Days" (Días Perfectos), eleva esta rutina diaria a un acto de meditación sobre la felicidad y el valor de las pequeñas cosas. La película nos recuerda que, como decía Jean-Paul Sartre, la felicidad no está en hacer lo que uno quiere, sino en querer lo que uno hace.

 
 
LA SIMPLICIDAD COMO FUENTE DE FELICIDAD

Wenders, que se caracteriza por su enfoque poético y reflexivo, busca inmiscuirse en las profundidades de la experiencia humana y las intersecciones entre el tiempo, la memoria y el espacio; en este filme explora cómo la felicidad y lo positivo no se compran con dinero, sino que se cultivan a través del alma y de los valores.


En medio de su jornada limpiando baños públicos en Tokio, encuentra la distracción y felicidad en jugar al Ta-Te-Ti con un desconocido a través de un papel que deja en un hendija del salón de los sanitarios. (Fotografía: Facebook)


En el largometraje de 124 minutos, Hirayama habla poco, pero su gestualidad rica y medida nos comunica todo: la paz que encuentra en su labor diaria y en su interacción minimalista con el mundo. "Días Perfectos" se convierte en un espejo en el que podemos vernos reflejados, cuestionando nuestras propias carreras hacia metas materiales y efímeras.


Durante los 124 minutos en "Días Perfectos" son citadas tres lecturas: "Las palmeras salvajes", de William Faulkner; "Once", de Patricia Highsmith y "Árbol", de Aya Kōda. (Fotografía: Facebook).


UNA SINFONÍA VISUAL Y SONORA QUE ENAMORA

La banda sonora es un personaje más dentro de la narrativa. Las composiciones musicales, las canciones escogidas de las décadas de los '60, '70 y '80, junto con una fotografía y tomas que capturan la belleza en lo ordinario, hacen que la experiencia de ver esta película sea verdaderamente alucinante. Cada escena está diseñada no solo para contar una historia, sino para hacernos sentir la magia implícita en la simplicidad.


Tráiler del filme.


Desde sus primeros trabajos en los años 70, Wenders mostró un fascinante enfoque en la narrativa visual: "Paris, Texas" (1984) y "Wings of Desire" (1987) (conocida en algunos países como "Las alas del deseo") son ejemplos emblemáticos de cómo combinan narrativas emocionales profundas con exploraciones visuales cautivadoras. Estos films no solo capturan historias, sino también el espíritu de los lugares, convirtiendo el entorno en un personaje más de la trama.



El estilo cinematográfico de Wenders se caracteriza por su uso meticuloso del color, la textura y la composición. A menudo emplea tomas largas y contemplativas que invitan al espectador a sumergirse completamente en el ambiente y en los pensamientos de los personajes. Su cine es un viaje, no solo a lugares físicos, sino también a rincones profundos del alma humana.


En "Días Perfectos", continúa su exploración de los grandes temas de la existencia con una mirada que es tanto íntima como universal, mostrando una vez más por qué es considerado uno de los grandes narradores visuales de nuestro tiempo.


La aparición de su sobrina Niko, para Hirayama es un bálsamo y a su vez un torbellino que le remueven sucesos dolorosos de su pasado. (Fotografía: Facebook)


RECONOCIDA INTERNACIONALMENTE

La cinta que muestra Tokio fue reconocida y nominada en numerosos festivales y premiaciones: ganó como Mejor Actor a Kōji Yakusho en el Festival de Cannes 2023, y recibió nominaciones en los Oscar y los Premios César, entre otros.


Este reconocimiento subraya no solo la calidad de la producción, sino también el eco que su mensaje encontró a nivel global.


La película está disponible en la plataforma Mubi, ofreciendo a audiencias de todo el mundo la oportunidad de experimentar esta joya cinematográfica.


"Días Perfectos" es más que un filme; es un recordatorio potente y elegante de que en la vida, lo más importante y gratificante a menudo se encuentra no en lo extraordinario, sino en lo cotidiano. Nos enseña a apreciar cada día, a enfrentar nuestras luchas internas con una sonrisa y a encontrar la felicidad verdadera en el cultivo de nuestra alma y valores.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page