top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Hacerse amigos del Espíritu Santo

"Tenemos que tener una relación con el Paráclito, ya que realiza la obra milagrosa de los Sacramentos", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión sobre la primera lectura de hoy (He. 19, 1-8)
 

Mientras Apolo estaba en Corinto, Pablo atravesó la meseta y llegó a Éfeso. Allí encontró unos discípulos y les preguntó: «¿Recibisteis el Espíritu Santo al aceptar la fe?».


Contestaron: «Ni siquiera hemos oído hablar de un Espíritu Santo».


Él les dijo: «Entonces, ¿qué bautismo habéis recibido?».


Respondieron: «El bautismo de Juan».


"Pablo les impuso las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo, y se pusieron a hablar en lenguas extrañas y a profetizar"

Pablo les dijo: «Juan bautizó con un bautismo de conversión, diciendo al pueblo que creyesen en el que iba a venir después de él, es decir, en Jesús».


Al oír esto, se bautizaron en el nombre del Señor Jesús; cuando Pablo les impuso las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo, y se pusieron a hablar en lenguas extrañas y a profetizar. Eran en total unos doce hombres.


Pablo fue a la sinagoga y durante tres meses hablaba con toda libertad del reino de Dios, dialogando con ellos y tratando de persuadirlos.

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page