top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Vivir confiado en el Señor

"No podemos dudar de Dios, no es digno de un cristiano", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura de hoy (Jer. 15, 10. 16-21).
 

¡Ay de mí, madre mía, me has engendrado

para discutir y pleitear por todo el país!

Ni presté ni me han prestado,

en cambio, todos me maldicen.


Te libraré de manos de los malvados, te rescataré del puño de los violentos.

Si encontraba tus palabras, las devoraba:

tus palabras me servían de gozo,

eran la alegría de mi corazón,

y tu nombre era invocado sobre mí,

Señor Dios del universo.


No me junté con la gente

amiga de la juerga y el disfrute;

me forzaste a vivir en soledad,

pues me habías llenado de tu ira.


¿Por qué se ha hecho crónica mi llaga,

enconada e incurable mi herida?

Te has vuelto para mí arroyo engañoso

de aguas inconstantes.


Entonces respondió el Señor:

«Si vuelves, te dejaré volver,

y así estarás a mi servicio;

si separas la escoria del metal,

yo hablaré por tu boca.


Ellos volverán a ti,

pero tú no vuelvas a ellos.


Haré de ti frente al pueblo

muralla de bronce inexpugnable:

lucharán contra ti,

pero no te podrán,

porque yo estoy contigo

para librarte y salvarte

—oráculo del Señor—.


Te libraré de manos de los malvados,

te rescataré del puño de los violentos».

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page