top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Virgen de la alegría

Reflexión y oración con el icono de la Madre de Dios "El júbilo".
 

Podemos rezar con este icono considerando su nombre y lo que la imagen representa. En cuanto a su nombre, este viene de las palabras iniciales de un himno dedicado a la Madre de Dios Theotokos. Se llama "El júbilo", porque júbilo significa alegría, y esto es debido a que en el Cielo solo reinan la alegría y la felicidad eterna, que brotan del Ser mismo de Dios Uno y Trino.


En el Cielo no solo no hay tristeza, infelicidad o pena, sino que reina la alegría más grande y completa, una alegría desconocida para el hombre, porque es la que surge, incontenible, del Ser de Dios Trinidad, y embarga a todos, ángeles y santos. Todos allí son felices, porque ángeles y santos por la eternidad contemplan y adoran al Cordero, que es el Niño del icono.


Aún más, es tanta la alegría, que si no estuvieran auxiliados por la gracia, ángeles y santos morirían aniquilados por la alegría.



LA ALEGRÍA DE JERUSALÉN CELESTIAL

Aquí la Virgen María está representada como la Reina del Cielo, alegre en el Paraíso, en medio de ángeles que la glorifican. Detrás de Ella aparece una luminosa iglesia, que simboliza a la Jerusalén celestial, con el jardín florecido del Edén a su alrededor.


A los pies del trono, en el cual están sentados la Virgen María con el Pre eterno Niño, está representado san Juan Damasceno, teólogo y autor del himno, llevando en sus manos un pergamino con el texto de éste.


Formando un círculo alrededor de la Virgen y el Niño, se encuentran miríadas de ángeles, dos de los cuales están de pie a los lados del trono. Un poco más hacia abajo, se hay una multitud de personas que le rezan a la Santísima Madre de Dios Theotokos.


¿Qué es lo que representa este icono entonces? Lo que vemos en él es una majestuosa representación de la Iglesia Santa: la Madre de Dios y el Niño en el centro, con la Jerusalén celestial al fondo y con los ángeles y santos, representan a la Iglesia, la cual es llamada también "Esposa" o "Mujer" del Cordero.


Ahora bien, la "Mujer" del Cordero no es una persona particular; no es una mujer, de naturaleza humana, aun cuando sea ésta virgen y santa, ya que no podría ser jamás una mujer particular la Mujer del Cordero; Ella es una persona "místicamente" operante, la Iglesia Católica, que es la que está representada en el icono.



LA IGLESIA ADORA AL CORDERO, EL NIÑO PRE-ETERNO

La multitud de ángeles y santos que, por la eternidad, en el Cielo, en la Jerusalén celestial, adoran al Cordero, al Niño Pre-eterno, la multitud de hombres que forman la Iglesia peregrina en la historia y en la tierra, y la multitud de almas que esperan el fin de su purificación, constituyen la Esposa del Cordero o la Mujer del Cordero, y es esto lo que está representado en el icono.


Que la Mujer o Esposa del Cordero sea la congregación de ángeles y santos que adoran a Cristo, es algo que se lo dice la Iglesia misma al beato Francisco Palau: "Yo soy la Mujer del Cordero, soy la Congregación de los justos militantes sobre la tierra, bajo Cristo, mi Cabeza […]" (cf. F. Palau, cit. J. Pastor Miralles, María, tipo perfecto y acabado de la Iglesia, Editorial de espiritualidad, Madrid 1978, 104.


Es la Esposa del Cordero entonces, en las personas de los santos y de los ángeles, quien adora a su Esposo que está en el altar de los cielos, y es esta adoración, de los justos, la que se representa en el icono.


La Esposa del Cordero, es decir, la congregación de justos, lo alaba en los cielos, y en la tierra lo ofrece como Cordero en el Banquete celestial.


"En el Cielo no solo no hay tristeza, infelicidad o pena, sino que reina la alegría más grande y completa."

El icono es una representación de la Iglesia, porque la Madre de Dios, la Virgen María, que en el icono cubre maternalmente, con celoso amor de Madre, a su Hijo, es a su vez modelo de la Iglesia Santa, y así como en el Cielo la Madre de Dios ostenta con orgullo materno el fruto bendito de su seno virgen, para que sea adorado por los espíritus beatos, y en esta adoración se sacien sin fin de alegría eterna, así en la tierra la Iglesia lo ostenta en la Eucaristía, para que lo consuman y lo adoren, y lo adoren consumiendo, y consumiéndolo y adorándolo, lo amen ya en el tiempo para la eternidad las pobres almas de los hijos de Dios que peregrinan en el valle del dolor.


CORDERO DEL ALTAR

El Cordero de los Cielos, la lámpara de la Jerusalén celestial, la luz divina que alumbra a los espíritus bienaventurados del Cielo (cf. Ap 21, 23), que está sentado en el regazo de la Virgen Madre, es el mismo Cordero humilde que en el altar se reviste de Pan y que esparce su luz inmaculada sobre las almas que lo reciben en la comunión.


El Niño está sonriente en brazos de su Madre, porque ha vencido para siempre a la hueste infernal, y la ha vencido para siempre con la cruz y con la corona de espinas. El Cordero del Apocalipsis, que es el Niño que está con la Madre de Dios, que fue muerto e inmolado en la cruz, está vivo en el Cielo, y así como de la herida de su corazón traspasado brotó como de una fuente sangre y agua, que dan vida a las almas, así en el Cielo el Niño Pre-eterno es la Fuente de agua viva que vivifica a los espíritus beatos con la vida misma de Dios (cf. Ap 7, 17).

Ante el trono del Niño los ángeles de Dios se postran en adoración, lo inciensan (cf. Ap 7, 3-4) y lo adoran y alaban con todo su ser.


El Niño Pre-eterno mira con ojos mansos, pacíficos, serenos y fuertes, y nada escapa a su mirada omnisciente. Recibe la adoración de los seres vivos (cf. Ap 5, 14), de todos los seres y espíritus excelsos que adoran al Dios Tres Veces Santo.

La turba angélica y la multitud de santos no hacen otra cosa que contemplar y adorar al Niño que está en el regazo de la Theotokos. No pueden ni quieren apartar la mirada de la mirada del Cordero.


En el centro del icono se destaca la persona de la Madre de Dios: Ella es la Madre bendita del Cordero amado, y por eso hacia Ella se dirigen también la alabanza y la acción de gracias, porque por Ella, el Cordero vino a este mundo. Es por eso que la Iglesia tributa adoración al Niño Dios, y a la Virgen Llena de gracia y de luz, las alabanzas, la gloria, la majestad, por la eternidad.



(P. Alvaro Sánchez Rueda – Cristo Hoy / Adaptado Canal Vida)

0 comentarios

留言


bottom of page