top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Responder a la vocación a la que Dios llama

"Tenemos una sola esperanza que es Dios, por eso nuestra vocación siempre es Cristo", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura de hoy (Ef. 4, 1-7. 11-13).
 

Hermanos:

Yo, el prisionero por el Señor, os ruego que andéis como pide la vocación a la que habéis sido convocados.


"A cada uno de nosotros se le ha dado la gracia según la medida del don de Cristo."

Sed siempre humildes y amables, sed comprensivos, sobre llevaos mutuamente con amor; esforzaos en mantener la unidad del Espíritu con el vinculo de la paz. Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una sola es la esperanza de la vocación a la que habéis sido convocados. Un Señor, una fe, un bautismo.


Un Dios, Padre de todo, que está sobre todos, actúa por medio de todos y ésta en todos.


A cada uno de nosotros se le ha dado la gracia según la medida del don de Cristo.


Y él ha constituido a unos, apóstoles, a otros, profetas, a otros, evangelizadores, a otros, pastores y doctores, para el perfeccionamiento de los santos, en función de su ministerio, y para la edificación del cuerpo de Cristo; hasta que lleguemos todos a la unidad en la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios, al Hombre perfecto, a la medida de Cristo en su plenitud.






Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page