top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

"Poner paz y en orden el corazón"

Desactivar la codicia, apagar el odio y el resentimiento, huir de la corrupción, el engaño y las artimañas para que comience la paz, indicó como puntos principales Francisco, en la misa a la comunidad congoleña, para conseguir la paz y el paso a la reconciliación en su país.
 

El Santo ofició la Santa Misa con rito congoleño en la basílica San Pedro.


Fe y confianza es lo que define a los discípulos al saber que el reino de Dios está cerca, lo cual les hace sentir alegría porque saben que son amados por el Señor, indicó el Papa en su homilía de la misa oficiada con rito congoleña el domingo 3 de julio en la basílica San Pedro, en el marco de la visita que realiza el secretario de Estado del Vaticano cardenal Pietro Parolin a la República Democrática del Congo.


"No hay anuncio que funcione sin cuidar de los demás."



LA MISIÓN

El Pontífice explicó que los fieles son “misioneros de Jesús” por lo que no pueden vivir en la mediocridad, ya que es el Evangelio el que marca el rumbo y por ende hay pautas importantes que destaca Jesús para llevar adelante la misión evangelizadora.



Lo primero es el equipamiento, en el que Jesús, indicó el Santo Padre, asegura que no es importante, mientras que lo que es fundamental es el hermano, el prójimo. “El Maestro envía a los discípulos de dos en dos”, señaló, al tiempo que expresó: “nunca sin el hermano, porque no hay misión sin comunión. No hay anuncio que funcione sin cuidar de los demás”.


El segundo punto es el mensaje, porque en vez de tener discursos grandilocuentes, Jesús les da como primordial el saludo cuando se encuentren con el prójimo: "en cualquier casa en la que entréis, decid primero: ‘¡Paz a esta casa!’".



Esto significa que el Señor prescribe presentarse, en cualquier lugar, como "embajadores de la paz".



PAZ Y RECONCILIACIÓN

Los que fomentan el rencor, incitan al odio, pasan por encima de los demás, “no trabajan para Jesús”, aseguró el vicario de Cristo, que rezó por la paz y la reconciliación de la República Democrática del Congo, “tan herida y explotada”.


“Nos unimos a las misas celebradas en el país según esta intención, y rezamos para que los cristianos sean testigos de la paz, capaces de superar todo sentimiento de rencor y de venganza, para superar la tentación de que la reconciliación no es posible, y todo apego malsano al propio grupo que lleva a despreciar a los demás”, subrayó.



CONSTRUIR LA PAZ

El Obispo de Roma afirmó que poner paz y orden en el corazón, desactivar la codicia, apagar el odio y el resentimiento, huir de la corrupción, huir del engaño y las artimañas, “es donde empieza la paz”.


El discípulo de Jesús —concluyó Francisco— rechaza la violencia, no hace daño a nadie: es pacífico y ama a todos. “Y si eso le parece perdedor, mira a su Pastor, Jesús, el Cordero de Dios que así venció al mundo, en la cruz”, destacó.



(Fotografías: Vatican Media)

0 comentarios
bottom of page