top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Poner el corazón en Dios y no en lo mundano

"En la virginidad se renuncia a lo que se está permitido para agradar más a aquel al que uno se entrega, que es el Señor", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura de hoy (Cor. 7, 25-31).
 

Hermanos:

Acerca de los célibes no tengo precepto del Señor, pero doy mi parecer como alguien que, por la misericordia del Señor, es fiel.


"La representación de este mundo se termina."

Considero que, por la angustia que apremia, es bueno para un hombre quedarse así.


¿Estás unido a una mujer? No busques la separación.


¿Estás libre de mujer? No busques mujer; pero, si te casas, no pecas; y, si una soltera se casa, tampoco peca. Aunque estos tales sufrirán ¡a tribulación de la carne; y yo quiero ahorrársela.


Digo esto, hermanos, que el momento es apremiante. Queda como solución que los que tienen mujer vivan como si no la tuvieran; los que lloran, como si no lloraran; los que están alegres, como si no se alegraran; los que compran, como si no poseyeran; los que negocian en el mundo, como si no disfrutaran de él: porque la representación de este mundo se termina.

Entradas Recientes

Ver todo

留言


bottom of page