top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

No dudar del perdón

"El pecado es la causa de la ruina espiritual y material de nuestra vida", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura de hoy (Jer. 14, 17-22).
 

Mis ojos se deshacen en lágrimas,

de día y de noche no cesan:

por la terrible desgracia que padece

la doncella, hija de mi pueblo,

una herida de fuertes dolores.


No nos rechaces, por tu nombre, no desprestigies tu trono glorioso; recuerda y no rompas tu alianza con nosotros.

Salgo al campo: muertos a espada;

entro en la ciudad: desfallecidos de hambre;

tanto el profeta como el sacerdote

vagan sin sentido por el país.


¿Por qué has rechazado del todo a Judá?


¿Tiene asco tu garganta de Sion?


¿Por qué nos has herido sin remedio?


Se espera la paz, y no hay bienestar,

al tiempo de la cura sucede la turbación.


Reconocemos, Señor, nuestra impiedad,

la culpa de nuestros padres,

porque pecamos contra ti.


No nos rechaces, por tu nombre,

no desprestigies tu trono glorioso;

recuerda y no rompas tu alianza con nosotros.


¿Tienen los gentiles ídolos de la lluvia?


¿Dan los cielos de por sí los aguaceros?


¿No eres tú, Señor, Dios nuestro;

tú, que eres nuestra esperanza,

porque tú lo hiciste todo?

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page