top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Nicaragua: la Santa Sede llama al diálogo para que el gobierno termine con el asedio a la Iglesia

El Vaticano pidió que el gobierno de Daniel Ortega dialogue con la Iglesia para terminar con la persecución que le realiza. El CELAM se solidarizó con los sacerdotes detenidos y pidió "trazar caminos de unidad y paz". La Unión Europea condenó la violación "a la libertad de expresión y religiosa".
 

Obispo de Matagalpa con el Santísimo por las calles de la ciudad, minutos antes de mantenerlo cautivo en la casa de la curia.


La tensión en Nicaragua no cesa, el presidente Daniel Ortega continúa sin tregua con su persecución a la Iglesia Católica: sacerdotes detenidos, miembros de movimientos “desaparecidos” por algunas horas, un obispo privado de su libertad, prohibiciones para celebraciones públicas y clausura de más de 10 medios de comunicación.


Ante esta angustiante situación, la Santa Sede manifestó su preocupación al respecto y aseguró su colaboración con “quienes apuestan por el diálogo, como instrumento indispensable de la democracia y garante de una civilización más humana y fraterna”.


En esta línea el Vaticano hizo un llamado para que las partes puedan encontrar caminos de entendimiento, basados en el respeto y en la confianza recíproca, buscando ante todo el bien común y la paz.


“NOS DUELE”

El Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (CELAM) defendió a los sacerdotes perseguidos por Daniel Ortega en un comunicado emitido la semana pasada en el que manifestaron su dolor por los sucesos y expresaron su cercanía y solidaridad con los fieles de Nicaragua.


En el documento firmado por el presidente de la entidad monseñor Miguel Cabrejos Vidarte (arzobispo de Trujillo, Perú), los prelados enumeraron los acontecimientos que viven los religiosos en ese país: “asedio a sacerdotes y obispos, expulsión de miembros de comunidades religiosas, profanación de templos y el cierre de radios”.


“Acompañamos a nuestros hermanos que por distintos caminos buscan ser voz de los que no tienen voz, para construir un diálogo capaz de trazar un camino de unidad y de paz”, manifestaron.



CONDENA INTERNACIONAL

La Unión Europea (UE) condenó el cierre “arbitrario” de las emisoras y aseguró que se trata de “una nueva violación de la libertad de expresión y de la libertad de religión o creencia”.


"La Unión Europea condena el cierre arbitrario de siete emisoras de radio católicas por parte de las autoridades nicaragüenses el pasado primero de agosto, y de otras dos emisoras de radio y televisión comunitarias poco después", señaló la entidad internacional en su declaración.



AÑOS DE VIOLENCIA

Nicaragua vive una crisis política y social desde abril de 2018, que se acentuó tras las controvertidas elecciones de noviembre pasado en las que Daniel Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión.


Desde hace algún tiempo, el régimen de Ortega tomó medidas represivas contra la Iglesia en Nicaragua, considerada no alineada con el poder. Según la Agencia Fides, se pueden señalar las siguientes: el cierre del canal de televisión de la Conferencia Episcopal; la retirada del beneplácito (agrément) al arzobispo Waldemar Stanislaw Sommertag, nuncio apostólico en Managua desde 2018, y su salida del país; Monseñor Leonardo Urbina, párroco del Perpetuo Socorro en Boaco, fue detenido por una presunta denuncia de abusos sexuales; el padre Manuel Salvador García, párroco de Nandaime, fue encarcelado acusado de exponer a personas al peligro y por la presunta agresión a una mujer; expulsión de la congregación fundada por la Madre Teresa de Calcuta, Misioneras de la Caridad; y persecución a monseñor Rolando Álvarez, obispo de la diócesis de Matagalpa, entre otros.

0 comentarios
bottom of page