top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Mayordomas, las "asesoras de imagen" de Nuestra Señora de la Asunción

El cuidado de la imagen de la Virgen de la Asunción, traída al país en 1741 desde Italia, siempre estuvo a cargo de una misma familia que tiene el privilegio de mantener arreglada a la “Mariscala”. Historia de mujeres que viven para embellecer a Nuestra Señora.
 

Todos la ven espléndida con un vestido de gala radiante, sus rulos impecables, cabellos que siguen brillando pese a sus más de 100 años. Pero pocos saben que Nuestra Señora de Asunción tiene una “asesora de imagen” exclusiva: una mayordoma que trabaja en silencio y busca potenciar toda la belleza que la imagen mariana puede dar.


Cada inicio de agosto, Ana María Rodríguez Escobar de Pederzani, más conocida como “Pilita”, se encarga de embellecer más de lo usual a la Virgen de la Asunción, función que realiza antes del inicio de la novena, que culmina con la fiesta del 15. En 1985, año en que falleció su madre María Victoria Escobar Avente de Rodríguez, heredó oficialmente esta misión que venía cumpliendo desde niña.



UN HONOR Y UNA RESPONSABILIDAD

Nuestro mayor tesoro es la Virgen, es una gran responsabilidad y a la vez un honor cuidarla”, señaló hace unos años Pilita en diálogo con el semanario católico Cristo Hoy, sobre la importante tarea que realiza desde hace 37 años.


El ritual de vestir a la Madre lo hace junto a sus hijas, y detalló que entre las responsabilidades que tiene como mayordoma está el cuidado del Oratorio de la Virgen (también Panteón de los Héroes), específicamente el altar, las flores y la limpieza.


También cuidan de la peregrina, una réplica de la original hecha por Juan José Smeda, que recorre las parroquias y capillas de la capital.



LOS MEJORES ATUENDOS

La vestimenta de la efigie es la auténtica, confeccionada con tela brocato y bordados de oro con piedras.


“Terminada la fiesta del 15 le retiramos las prendas de gala y la colocan en su camerino del Oratorio”, informó Rodríguez Escobar de Pederzani.



CABELLERA AL VIENTO

El cabello de la Virgen es natural, tiene más de cien años y para que quede espléndido, aseguró Ana María, utilizan un método que realizaba su antecesora: “trencitas, unas líneas especiales, y de esa forma se va peinando; no se la maquilla, se le restaura si hace falta”.


La Virgen de la Asunción peregrina por las calles de la capital paraguaya. (Fotografía de archivo)



DE ITALIA A PARAGUAY

Un 15 de agosto de 1537 un grupo de conquistadores llegó a lo que hoy es la capital, en vista a que ese día era festividad de la Asunción de María, decidieron poner su nombre a la ciudad, aunque no contaban con una imagen suya.


El fuerte fue levantado y quedó bajo la protección y amparo de esta advocación mariana, según publicó la historiadora Margarita Durán en su libro “Oratorio de la Virgen de la Asunción” (2000).


El texto señala que con el trascurrir del tiempo los vecinos de la ciudad manifestaron el deseo de contar con una auténtica imagen Virgen de la Asunción, por lo que el canónico de la catedral de esa época, Alonso Delgadillo y Atienza, encargó una talla en Nápoles, la que llegó a finales de 1741.


Una vez en Asunción, Delgadillo obsequió la imagen a su sobrina Lorenza, casada con Juan Antonio Zavala, para que colocara en el oratorio de su casa y le protegiera en el momento de dar a luz a su primogénito que luego fue el canónigo Juan Antonio Zavala y Delgadillo.




PROTECTORAS MARIANAS

A partir de la llegada de la imagen al país fueron sucediendo en la mayordomía mujeres ilustres, provenientes del mismo tronco familiar.


A Lorenza la reemplazó su nuera María Josefa Rodríguez de la Peña, casada con José Antonio de Zavala y Delgadillo, luego quedó su hija, Petrona Zavala Rodríguez, que fue reemplazada por Marta Machaín de Zavala, y a ella su hermana Bárbara Machaín de Haedo.


Con la muerte de Bárbara desaparecen de la mayordomía los apellidos Zavala y Machaín para dar paso a los Haedo, Abente, Esocobar y Rodríguez en las personas de Vicenta Haedo Machaín, María Haedo de Abente, Josefina Abente Haedo de Escobar, María Victoria Escobar de Rodríguez Alcalá y la hija de ésta, Ana María Rodríguez de Pederzani.



CURIOSIDADES

- La Virgen de la Asunción es Patrona de la República y de las Fuerzas Armadas de la Nación además de tener rango de Mariscala, por Ley Nº 102, del año 1951.


- La imagen de la Virgen, hasta 1939, estuvo bajo la custodia de la familia Zavala Delgadillo y herederos. Luego se la restituyó definitivamente en su oratorio sobre Palma (Panteón de los Héroes).


-A falta de un templo para la titular de la capital, el presidente de la República Francisco Solano López ordenó la construcción de una capilla para la Virgen. La obra comenzó el 11 de enero de 1864 bajo la dirección del arquitecto Alejandro Ravizza.

- Las dos tallas de angelitos que acompañan a la imagen de la Virgen fueron adquiridas por el canónigo Juan Antonio de Zavala y Delgadillo en una subasta de bienes que perteneció a la Compañía de Jesús, y antes de su muerte, en 1796 donó dichas esculturas para que acompañaran a la patrona de Asunción.


- Con monseñor Pastor Cuquejo nació la idea de hacer una réplica idéntica de la imagen original que visite diferentes sitios de la capital del país. Se trató de la Virgen Peregrina Nuestra Señora de la Asunción.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page