top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

La unión de generaciones salva

Francisco indicó, en su catequesis sobre la vejez, que el testimonio que los ancianos pueden dar a los niños y jóvenes "es creíble" porque mira "al horizonte de nuestro destino" es decir, la vida eterna.
 

La unión de generaciones transmite sabiduría y genera fortaleza. Ese fue el centro de la decimoséptima catequesis que el Papa Francisco presidió hoy ante una multitud que se congregó en el aula magna Pablo VI.


“La alianza de mayores con los más pequeños salvará a la familia humana" si devolvemos a los niños, que deben "aprender a nacer", "el tierno testimonio de los ancianos que poseen la sabiduría de la muerte", aseguró el Santo Padre, al tiempo que añadió que la vejez encierra el horizonte de “nuestro destino”, por eso “es doloroso y perjudicial ver las edades de la vida concebidas como mundos separados”.



“Las etapas de la vida no son mundos separados que compiten entre sí, sino más bien son una alianza que une pasado, presente y futuro, dándole a la humanidad fuerza y belleza.”


EL PRIMERO Y EL ÚLTIMO

El Santo Padre comentó un pasaje del Antiguo Testamento, tomado del Libro de Daniel, que describe un sueño del profeta, "una visión de Dios tan misteriosa como esplendorosa". Una visión referida a Jesús resucitado, "que se le aparece al vidente como Mesías", le pone la mano en el hombro y lo tranquiliza: "¡No temas! Yo soy el Primero y el Último, y el Viviente. Estaba muerto, pero ahora vivo para siempre".


El Obispo de Roma indicó que de esta manera desaparece "la última barrera de miedo y angustia" que siempre suscitó la manifestación de Dios: "El Viviente nos tranquiliza. También él murió, pero ahora ocupa el lugar que le está destinado: el del Primero y el Último".




ANTE EL MISTERIO DE LA ETERNIDAD DE DIOS

Francisco afirmó que “estamos delante del misterio de la eternidad de Dios: conviven lo antiguo y lo nuevo. Por eso el testimonio de los ancianos es un don auténtico, una verdadera bendición para los niños”. De ahí su afirmación de que “la alianza de los mayores con los más pequeños salvará la familia humana”.


“Las etapas de la vida no son mundos separados que compiten entre sí, sino más bien son una alianza que une pasado, presente y futuro, dándole a la humanidad fuerza y belleza”, subrayó.

0 comentarios

Comments


bottom of page