top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

La resiliencia venezolana resplandece en la celebración de san Pedro

En medio de la agobiante crisis económica, los devotos venezolanos honran la figura del apóstol san Pedro, perpetuando una rica tradición declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2013.
 

Devotos, vestidos con ropas coloniales y con las caras pintadas de negro participan en la popular fiesta de san Pedro.


El apóstol San Pedro, también conocido como Simón Pedro, es una figura emblemática dentro de la religión cristiana. Su papel es destacado tanto en el Nuevo Testamento como en la vida de los devotos en distintos rincones del mundo, siendo objeto de festejos y celebraciones. En Venezuela, su festividad en las pequeñas ciudades de Guatire y Guarenas se convirtió en un punto de encuentro cultural y espiritual.

 
 
LA LEYENDA DE MARÍA IGNACIA: CIMIENTOS DE UNA TRADICIÓN

La fiesta de San Pedro en Guatire y Guarenas tiene sus raíces en la historia de María Ignacia, una esclava cuya hija fue curada, según la leyenda, por el santo.


María Ignacia prometió celebrar a san Pedro por su milagro, y a su muerte, su esposo se vistió con sus prendas y continuó la promesa en su nombre. Con el tiempo, la parranda se convirtió en una celebración multitudinaria, con hombres maquillados y vestidos de mujer en honor a María Ignacia.



EL DESAFÍO DE LA TRADICIÓN EN TIEMPOS DE CRISIS

A pesar de la severa crisis económica que golpea a Venezuela, la celebración de san Pedro continúa. Este año, la festividad fue más austera y la asistencia fue menor, pero la determinación de los venezolanos de mantener vivas sus tradiciones y su cultura es inquebrantable.

 
 
EL PODER UNIFICADOR DE LA FIESTA

La celebración de san Pedro demostró ser un poderoso símbolo de unidad en el tejido social venezolano. Según algunos expertos, la festividad logró unir a los partidos políticos locales, olvidando por un día las diferencias y conflictos. Este aspecto de la celebración refleja la lucha temprana de la Iglesia Católica venezolana por romper con la discriminación racial en las ceremonias religiosas.

 
 
LAS MUJERES TRANSMISORAS DE LA TRADICIÓN

Las mujeres juegan un papel crucial en la organización de la festividad. Son las encargadas de enseñar la práctica de la ceremonia, decorar las iglesias, vestir las imágenes del santo y preparar platos tradicionales. Su labor se extiende hasta dar un toque femenino al maquillaje de los hombres que representan a María Ignacia.


La celebración de san Pedro en Guatire y Guarenas es más que una simple festividad. Es un recordatorio de la resiliencia de un pueblo que, a pesar de las dificultades, sigue adelante y mantiene viva su rica cultura, fe y tradición.

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page