top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

La oración, primera expresión de la fe

"Aprendamos a escuchar a Dios y tomemos en serio su palabra", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura de hoy (Lc. 9, 28b-36).
 

En aquel tiempo, tomó Jesús a Pedro, a Juan y a Santiago y subió a lo alto del monte para orar. Y, mientras oraba, el aspecto de su rostro cambió y sus vestidos brillaban de resplandor.


"Este es mi Hijo, el Elegido; escuchadlo."

De repente, dos hombres conversaban con él: eran Moisés y Elías, que, apareciendo con gloria, hablaban de su éxodo, que él iba a consumar en Jerusalén.


Pedro y sus compañeros se caían de sueño, pero se espabilaron y vieron su gloria y a los dos hombres que estaban con él.


Mientras estos se alejaban de él, dijo Pedro a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno es que estemos aquí! Haremos tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías».

No sabía lo que decía.


Todavía estaba diciendo esto, cuando llegó una nube que los cubrió con su sombra. Se llenaron de temor al entrar la nube.


Y una voz desde la nube decía: «Este es mi Hijo, el Elegido; escuchadlo».


Después de oírse la voz, se encontró Jesús solo. Ellos guardaron silencio y, por aquellos días, no contaron a nadie nada de los que habían visto.

Entradas Recientes

Ver todo

留言


bottom of page