top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

La oración, elemento fundamental para el discernimiento

Francisco en la catequesis sobre el discernimiento aseguró que la oración permite dirigirnos a Dios como a un amigo, con la espontaneidad y afecto que vence al miedo de no ser amados por Él. —VIDEO—
 

El Papa Francisco en la tradicional audiencia general de los miércoles retomó la catequesis sobre el discernimiento, y en esta tercera entrega realizada ante una multitud en la plaza San Pedro señaló que la oración es un recurso indispensable que nos permite tomar las decisiones y hacer elecciones “esenciales en nuestras vidas”.


“Quien se aleja del Señor nunca está contento, incluso teniendo a su disposición una gran abundancia de bienes y posibilidades.”

En un agradable día soleado en Roma el Pontífice destacó que la oración afectiva “permite entrar en intimidad con el Señor” y “es una ayuda indispensable para el discernimiento espiritual”. “Sobre todo cuando involucra a los afectos, consintiendo dirigirnos a Dios con sencillez y familiaridad, como se habla a un amigo”, indicó.


 
 


NO SOMOS SOLO RAZÓN

“El discernimiento no pretende una certeza absoluta, porque se refiere a la vida, y la vida no siempre es lógica” y no se puede encerrar en “una sola categoría de pensamiento”, aclaró el Santo Padre, porque aunque queramos saber con precisión qué habría que hacer, explicó, no actuamos en consecuencia.


“No somos solo razón, no somos solo máquinas, no basta con recibir instrucciones para cumplirlas: al igual que las ayudas, los obstáculos para decidirse por el Señor son sobre todo afectivos”, expresó.


 
 


EL ENCUENTRO CON DIOS ES ALEGRÍA

El Santo Padre recordó que el “signo del encuentro con el Señor es la alegría”, pues la tristeza o el miedo, son signos de lejanía de Él. Como ejemplo, el Obispo de Roma colocó al joven rico que a pesar de haber tomado la iniciativa de seguir al “maestro bueno” no “guardo los mandamientos” y no quiso dejar sus riquezas y se alejó de Jesús “triste”.


Catequesis del Papa Francisco.


Quien se aleja del Señor nunca está contento, incluso teniendo a su disposición una gran abundancia de bienes y posibilidades”, manifestó.


“Pidamos la gracia de vivir una relación de amistad con el Señor, ver a Jesús como nuestro amigo más grande y fiel, que no chantajea, sobre todo que no nos abandona nunca, tampoco cuando nos alejamos de Él”, concluyó Francisco.

bottom of page