top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

La guerra, Dios, la redención y la fe

Musulmán, refugiado de la guerra de Siria en Alemania donde encontró una conexión única con la catedral San Pedro de Colonia y sintió la necesidad de entregar su pasión en construir una réplica a escala. "La catedral es un lugar para todos", asegura.
 

Fadel Alkhudr (izq.) posa junto a la réplica de la catedral de Colonia (Alemania). (Fotografía: Facebook Fadel Alkhudr)


“El tipo puede cambiar de todo: de cara, casa, familia, novia, religión.. pero hay una cosa que no puede cambiar.. no puede cambiar de pasión”, asegura Pablo Sandoval (Guillermo Francella) en una escena emblemática de la película argentina ganadora del Oscar “El secreto de sus ojos” (2009). Y parece que es lo que le ocurre a Fadel Alkhudr (42), un refugiado sirio que dejó su país, su hogar, su vida, escapando de la guerra civil, pero no abandonó su pasión por la ebanistería, que afloró en 2015 apenas puso un pie en Colonia (Alemania), vio la catedral gótica San Pedro, sobre el río Rin, y decidió hacerla una réplica de madera a escala.


Trabajando en el "sotano-taller". (Fotografía: Facebook Fadel Alkhudr)


Las pasiones se pueden transmitir por medio de la educación y amor a lo que se hace, y así es como viendo a su padre trabajar durante horas y con paciencia tallar cada centímetro de las maderas, Alkhudr aprendió el oficio y también la predilección de amar lo que se hace.

 
 

La guerra insignificante, solo por “trozos de poder”, lo arrancaron de su lugar de origen y obligado tuvo que escapar a Turquía —luego que destrozaran el taller de tallado de su familia en Alepo— y de ahí a Colonia, donde apenas puso un pie y vio la catedral, sintió una conexión inexplicable, teniendo en cuenta que él es de religión musulmana.




MANOS A LA OBRA

Fadel quedó fascinado con el templo con dos capiteles y elaboradas decoraciones que se pasó horas admirándolo, fotografió, hizo bosquejos, hasta que un día comenzó a construir una réplica de madera.


Trabajo, paso a paso, en su taller.


El padre de cinco hijos, trabajó dos años y medio para construir una réplica a escala, de dos metros de alto y 1,40 de ancho.


Durante ese tiempo su sótano en el barrio de Kalk se transformó en un taller en el que utilizó una madera dura de hayas y herramientas viejas que trajo de Siria, que su padre le regaló.




BUSCANDO LA PAZ

El artesano es uno de más de un millón de migrantes que llegaron al país germano provenientes de Siria, Irak y Afganistán entre el 2015 y 2016, escapando de las guerras, la destrucción y la pobreza.

 
 

Desde que arribó trabajó en lo que pudo para poder ahorrar y traer a su familia, algo que logró en 2017. Dos años después, ya en la contención de sus afectos, se abocó a la construcción de la réplica de la catedral, y ahora espera poder vivir de pasión: la talla en madera.




JOYA GÓTICA

Imagen nocturna de la catedral, junto al río Rin.


La catedral dedicada a san Pedro empezó a ser construida el 15 de agosto de 1248 y se concluyó en 1880.


Tiene una altura de 152 metros, y posee el campanario gótico más alto de ese país, por detrás del de Ulm, la iglesia más alta del mundo, ya que no es propiamente una catedral.


En su interior se encuentra un relicario que supuestamente contiene los restos mortales de los Reyes Magos, que fue un regalo que hizo Federico I Barbarroja, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, a la iglesia de Colonia en 1164, tras conquistar Milán.



Estas reliquias convirtieron a la catedral en un importante centro de peregrinación europeo.


En 1996 fue declara por la UNESCO Patrimonio Mundial de la Humanidad.


Uno de los tesoros que alberga es el Altar Mayor, instalado en 1322. Está construido en mármol negro, con una losa maciza de 4,6 metros que forma la parte superior. El frontal y los laterales están recubiertos de nichos de mármol blanco en los que se colocaron figuras, con la coronación de la Virgen en el centro.​



La obra de arte más célebre es el relicario de los Tres Reyes Magos, encargado por Felipe von Heinsberg, arzobispo de Colonia de 1167 a 1191 y creado por Nicolás de Verdún, iniciado en 1190.



El delicado trabajo de la réplica a escala de Alkhudr es exhibido en el centro de visitantes de la catedral. El artista espera poder llevar su obra a otras ciudades y difundir lo que considera un mensaje unificador, ecuménico.


“Para mí, la catedral es un hogar para todos”, destacó.


 

Para más información sobre la catedral de Colonia ingrese a este link:


 

bottom of page