top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Francisco: “Los pobres enseñan el camino de la esperanza”

El Papa recibió a los Misioneros Oblatos de María Inmaculada a quienes les señaló que ante los dramas de la humanidad es necesario llevar el Evangelio de la esperanza, de la alegría y de la paz.
 

“Son una familia religiosa dedicada a la evangelización”, les dijo esta mañana el Papa Francisco a los Misioneros Oblatos de María Inmaculada que recibió en la sala Clementina del Palacio Apostólico.


“Dejarse evangelizar por los pobres que evangelizan: ellos les enseñan el camino de la esperanza, para la Iglesia y para el mundo.”

La congregación participó del Capítulo General que tuvo como lema "Peregrinos de la esperanza en comunión", enunciado que resume la identidad de los religiosos, explicó Santo Padre, a quienes describió como discípulos de Jesús y seguidores de su fundador san Eugenio de Mazenod: “están llamados a llevar el Evangelio de la esperanza, de la alegría y de la paz”.

 
 

UN MUNDO LLENO DE CONTRADICCIONES

El Obispo de Roma indicó que el mundo “aunque parece haber alcanzado metas que parecían inalcanzables, sigue siendo esclavo del egoísmo y está lleno de contradicciones y divisiones”.



Por eso el grito de la tierra y el de los pobres, las guerras y los conflictos que derraman sangre en la historia humana, la angustiosa situación de millones de migrantes y refugiados, “una economía que hace cada vez más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, son algunos aspectos de un escenario en el que sólo el Evangelio puede mantener encendida la luz de la esperanza”.



JUNTO A LOS FUIELES

El sucesor de Pedro les pidió a los Oblatos de María que como “peregrinos de la esperanza”, caminen “con el santo pueblo de Dios, viviendo con fidelidad su vocación misionera, junto con los laicos y los jóvenes que comparten en la Iglesia el carisma de su santo fundador”.


“San Eugenio les enseñó a mirar el mundo con los ojos del Salvador crucificado, este mundo por cuya salvación Cristo murió en la cruz”, destacó

 
 

LOS POBRES ENSEÑAN EL CAMINO DE LA ESPERANZA

Aludiendo al tema de la esperanza al que ya dedicaron uno de sus Capítulos generales, el Papa les dijo que “ser misioneros de la esperanza significa saber leer los signos de su presencia oculta en la vida cotidiana de las personas”. “Aprender a reconocer la esperanza entre los pobres a los que son enviados, los cuales, a menudo, logran encontrarla en medio de las situaciones más difíciles”, señaló.


“Dejarse evangelizar por los pobres que evangelizan: ellos les enseñan el camino de la esperanza, para la Iglesia y para el mundo”, subrayó.




COMUNIÓN DIARIA

Hablando de la comunión, el Papa les dijo que se trata de un objetivo que los religiosos pretenden alcanzar en su vida cotidiana. Y explicó que es un reto del que “puede depender el futuro del mundo, de la Iglesia y de la vida consagrada”.


“Para ser misioneros de la comunión debemos vivirla primero entre nosotros, en nuestras comunidades y en nuestras relaciones mutuas, y luego cultivarla con todos sin excepción”, afirmó el vicario de Cristo.

 
 

“Están llamados a llevar el Evangelio de la esperanza, de la alegría y de la paz.”

La invitación del Santo Padre a los Oblatos de María Inmaculada fue a "ser promotores de comunión a través de expresiones de solidaridad, cercanía, sinodalidad y fraternidad con todos" y seguir el ejemplo del Buen Samaritano del Evangelio, para estar cerca de cada persona con amor y ternura.


“Hacerse prójimo es un trabajo de todos los días, porque el egoísmo te tira, te arrastra hacia abajo, hacerse prójimo es salir”, expresó.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page