top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

El Señor purifica

"Ante nuestras heridas, Dios siempre se acerca para curarnos", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura de hoy (Jer. 30,1-2.12-15.18-22).
 

Palabras que recibió Jeremías de parte del Señor:

«Esto dice el Señor, Dios de Israel:

“Escribe en un libro todas las palabras que he dicho:

Tu fractura es incurable,

tu herida está infectada;

tu llaga no tiene remedio,

no hay medicina que la cierre.

Tus amantes te han olvidado,

ya no preguntan por ti,

pues te herí como un enemigo,

te di un escarmiento cruel.


"Vosotros seréis mí pueblo y yo seré vuestro Dios."

Y todo por tus muchos crímenes,

por la gran cantidad de tus pecados.


¿Por qué gritas por tu herida?


Tu llaga es incurable.

Por tantos y tantos crímenes,

por todos tus numerosos pecados

te he tratado de ese modo”.


Pero esto dice el Señor:

“Cambiaré la suerte de las tiendas de Jacob,

voy a compadecerme de sus moradas;

reconstruirán la ciudad sobre sus ruinas,

su palacio se asentará en su puesto.

De allí saldrán alabanzas,

voces con aire de fiesta.


Haré que crezcan y no mengüen,

que sea reconocida su importancia,

que no sean despreciados.


Serán sus hijos como antaño,

su asamblea, estable en mi presencia;

yo castigaré a sus opresores.


De entre ellos surgirá un príncipe,

su gobernante saldrá de entre ellos;

lo acercaré y estará junto a mí,

pues ¿quién arriesgaría su vida

por ponerse cerca de mí?

—oráculo del Señor—.


Y vosotros seréis mí pueblo

y yo seré vuestro Dios”».

0 comentarios

コメント


bottom of page