top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

El Señor borra el mal que esclaviza

"Idolatrías, vulgaridades, impurezas, debemos dejarlas de lado porque estamos llamados a imitar a Cristo", asegura el padre Rafael de Tomás Ferrer en su reflexión de la primera lectura de hoy (Ef. 4, 32 — 5, 8).
 

Hermanos:

Sed buenos, comprensivos, perdonándoos unos a otros como Dios os perdonó en Cristo.

Sed imitadores de Dios, como hijos queridos, y vivid en el amor como Cristo os amó y se entregó por nosotros a Dios como oblación y víctima de suave olor.


"Lo vuestro es alabar a Dios."

De la fornicación, la impureza, indecencia o afán de dinero, ni hablar; es impropio de los santos. Tampoco vulgaridades, estupideces o frases de doble sentido; todo eso está fuera de lugar.


Lo vuestro es alabar a Dios. Tened entendido que nadie que se da a la fornicación, a la impureza, o al afán de dinero, que es una idolatría, tendrá herencia en el reino de Cristo y de Dios.


Que nadie os engañe con argumentos falaces; estas cosas son las que atraen el castigo de Dios sobre los rebeldes. No tengáis parte con ellos. Antes sí erais tinieblas, pero ahora, sois luz por el Señor.

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page