top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

El perro discípulo de san Francisco de Asís

Un can fue rescatado de la calle por religiosos y ahora recorre los pasillos de un histórico convento.
 

"Fray Bigotón" el perro de los franciscanos.


Un refugio canino en Cochabamba (Bolivia) encontró a un pequeño schnauzer vagando por las calles sin un rumbo cierto. Pero su suerte cambió cuando un grupo de franciscanos decidió adoptarlo. Así fue como Carmelo se convirtió en "fray Bigotón", el “perro monje” que hoy viste con los hábitos franciscanos y se convirtió en una sensación en las redes sociales.

 
 
LA EMPATÍA CON LOS ANIMALES

Los franciscanos tienen una relación especial con los animales debido a San Francisco de Asís, el patrón de los animales, veterinarios y ecologistas. “Fray Bigotón”, el perro monje, se convirtió en un ejemplo de ese vínculo, ya que los religiosos lo adoptaron en su convento de San Francisco en Cochabamba.


El junto a los monjes franciscanos.


UN PERRO CON UNA VIDA FELIZ Y LIBRE

El “fraile canino” no tiene obligaciones en su hogar religioso, su vida se resume en jugar y correr libremente. Los hermanos franciscanos lo quieren mucho, al punto que construyeron una fuente una fuente para que pueda beber y refrescarse cuando quiera.

 
 
EJEMPLO DE ADOPCIÓN

El Proyecto Narices Frías de Bolivia rescató a Carmelo, el perro que se convirtió en “fray Bigotón”, y su adopción por los franciscanos debe servir como un ejemplo para que el apadrinar mascotas sea una práctica más común.


"Fray Bigotón" disfrutando de los espacios del convento.


El “perro monje” conquistó el corazón de Bolivia y las redes sociales, convirtiéndose en un símbolo de bondad y amor por los animales.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page