top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Astilla de la cruz en la que fue crucificado Jesús, en un museo de Paraguay

¿Qué sucedió con los maderos de la cruz en la que Jesucristo fue crucificado? A lo largo de los siglos, el Lignum Crucis, o astillas de la cruz, fueron objeto de veneración y búsqueda. Desde hace siglos una de esas reliquias se encuentra en Asunción.
 

Jesús crucificado, recordatorio de su sacrificio y amor por la humanidad. En la cruz demostró su misericordia y perdón, y enseñó el camino hacia la salvación.


Por José Zalazar

La cruz en la que Jesucristo fue crucificado es, sin lugar a dudas, uno de los objetos más emblemáticos y significativos de la cristiandad. Su historia es tan fascinante como compleja, y sus reliquias son objeto de veneración, investigación y controversia a lo largo de los siglos. El Lignum Crucis, término que se refiere a la reliquia de la cruz, no está no está inalcanzable para los fieles de Latinoamérica, por el contrario, aunque muchos no sepan una de ellas se encuentra aquí nomás, en el Museo “Juan Sinforiano Bogarín” (Comuneros, esquina Yegros; Asunción, Paraguay).

 
 
ORIGEN Y CONSTRUCCIÓN DE LA CRUZ

La cruz, como instrumento de ejecución en la época romana, estaba compuesta por dos maderos: el stipes, una estaca vertical, y el patibulum, el travesaño horizontal.


Se cree que la cruz en la que Jesús fue crucificado fue construida con madera de ciprés, olivo y cedro, aunque existen diversas teorías al respecto.


Fachada del museo.


DESCUBRIMIENTO

La madre del emperador romano Constantino, santa Elena, es a menudo acreditada con el descubrimiento de la cruz en el siglo IV, durante una peregrinación a Jerusalén.


Según la tradición, ella encontró tres cruces en una excavación en el monte Gólgota, y a través de una serie de milagros, pudo identificar cuál era la cruz de Cristo.


“Según la historia eclesiástica, alrededor del año 327 santa Elena en su peregrinación a Jerusalén encuentra la cruz del cual colgó el mismo Jesucristo. Partes de esta fueron llevadas a iglesias importantes que se estaban construyendo quedando la parte más grande en Constantinopla, posteriormente la reliquia de la Santa Cruz junto con otras fue trasladada a Roma y de ahí, varios fragmentos distribuidos a las iglesias catedrales de varias partes del mundo”, señaló en diálogo con Canal Vida / El Mentor el padre Hugo Fernández, director del mencionado museo eclesial.


Reliquia de la cruz de Cristo, testimonio de fe y amor divino. Su presencia en el Museo Juan Sinforiano Bogarín recuerda la importancia de la redención y el sacrificio de Jesús por los seres humanos.


DISPERSIÓN DE LAS RELIQUIAS

A lo largo de los siglos, las reliquias del Lignum Crucis fueron distribuidas por todo el mundo cristiano, convirtiéndose en objetos de veneración y peregrinación. Algunos vestigios se encuentran en la basílica de la Santa Cruz en Jerusalén, en Roma; la catedral de Notre Dame en París; la catedral de Santiago de Compostela en España; y la catedral de San Juan en Malta.


En 1556 llega al Paraguay el obispo Pedro Fernández de la Torre (segundo prelado del Paraguay y Río de la Plata y primero en pisar su diócesis) y trae para reliquia central del altar de la catedral de Asunción la reliquia de la Santa Cruz de Cristo, regalo del Paulo IV para la sede de Asunción, primera diócesis del Río de la Plata.

“Son dos astillas de la verdadera Cruz de Cristo. Fue celosamente cuidada durante mucho tiempo en la Iglesia de la Encarnación y luego llevada a la catedral de Asunción a finales del siglo XIX”, subrayó el director.

 
 
AUTENTICIDAD DE LAS RELIQUIAS

La autenticidad de las reliquias del Lignum Crucis fue objeto de debate a lo largo de los siglos. Aunque muchas iglesias y catedrales afirman poseer fragmentos de la cruz, la veracidad de estas afirmaciones es difícil de determinar.


A menudo, las reliquias fueron sometidas a análisis científicos para establecer su origen, pero aún así, la autenticidad completa de estos objetos sigue siendo un enigma.


La carta de autenticidad desapareció al igual que muchos otros documentos importantes durante la Guerra Grande, sin embargo, el inventario de la iglesia de la Encarnación de 1806 y 1858 refieren su existencia. Luego del incendio de aquel importante templo varios objetos y ornamentos fueron llevados a la catedral de Asunción en la cual se halló mucho tiempo después sin ser identificada, pues la reliquia estaba en otro relicario más pequeño dado vuelta dentro del más grande.


De esta manera el vestigio de la Santa Cruz permaneció escondido o desconocido por mucho tiempo; formando parte de la colección de reliquias varias de la catedral de Asunción pasó a ser objeto de museo por el gran valor artístico de la platería que constituye su relicario.


La reliquia está custodiada en un relicario hecho de oro y plata en filigrana y protegido por un cristal de vidrio y forma parte del acervo del museo, informó el sacerdote.

 
 

Según la tradición, la pieza de madera fue traída a Paraguay desde España por los jesuitas en el siglo XVII. Francisco Solano se la habría entregado al padre Nicolás de Velasco, quien era en aquel tiempo superior de la misión jesuita en este país.

 
 
LA DEVOCIÓN A LA CRUZ EN LA ACTUALIDAD

Hoy en día, la veneración de las reliquias del Lignum Crucis sigue siendo una parte importante de la fe cristiana. Siguen atrayendo a peregrinos de todo el mundo que buscan conectarse con la historia de la Pasión de Cristo y experimentar el poder espiritual asociado con la cruz.


La historia de nuestro pueblo es la historia de nuestras raíces. A través del Museo "Juan Sinforiano Bogarín", se aprecia la cultura del país. El padre Hugo Fernández (centro) y su equipo trabajan arduamente para preservar el patrimonio cultural del Paraguay. (Fotografía: Facebook Museo Juan Sinforiano Bogarín)


La pieza es un testimonio tangible de la larga y rica historia de la iglesia católica en Paraguay y de la impronta religiosa en el país.


El Museo “Juan Sinforiano Bogarín”, donde se encuentra el Lignum Crucis, es uno de los más importantes del país y alberga una amplia variedad de artefactos y objetos históricos relacionados con la Iglesia católica y la cultura paraguaya.


Historia de la cultura y religión del Paraguay. (Fotografía: Facebook Museo Juan Sinforiano Bogarín)


El museo es administrado por los jesuitas y es una de las principales atracciones turísticas de Asunción. Esta abierto de jueves a domingo de 11 a 18.


Las “astillas de la cruz” siguen siendo un símbolo duradero del amor, la humildad y el sacrificio de Jesucristo.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page