top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

Adalberto Martínez: "La corrupción y la impunidad están destruyendo Paraguay"

El cardenal celebró en Roma la festividad de la Patrona del país junto a los compatriotas que residen allí. “Donde haya un paraguayo habrá una imagen de la Virgen de Caacupé”, expresó. Asimismo, de cara a las elecciones primarias, manifestó que Paraguay necesita de todos "para recuperar los valores sociales".
 

A miles de kilómetros de su tierra natal, pero viviendo de la misma manera la solemnidad de la Inmaculada Concepción, el cardenal Adalberto Martínez celebró hoy la fiesta de la patrona Virgen de los Milagros de Caacupé en Roma (Italia) con la presencia de una multitud de compatriotas.


Decenas de residentes paraguayos en Italia participaron de la Santa Misa oficiada en la parroquia Santísimo Redentor donde el purpurado manifestó que siempre donde haya un paraguayo, en cualquier rincón del planeta, habrá una imagen de la Virgen de Caacupé con una vela encendida y el corazón henchido de nostalgias, pero lleno de gratitud”.

 
 
MADRE DE TODOS

El cardenal, en varios pasajes de su alocución, destacó la presencia y sentido de pertenencia de los compatriotas que residen en otros países, quienes en cada rincón del planeta sienten a la Virgen de Caacupé como su Madre.


Imagen de la Virgen de los Milagros de Caacupé que acompañó la celebración Eucarística del cardenal Adalberto Martínez en la parroquia romana Santísimo Redentor.


“Qué lindo poder celebrar a la Virgen María como Madre del Pueblo, Madre de Jesús que nos la regala, nos la entrega y nosotros la recibimos con gozo en nuestros corazones, en nuestros hogares, en nuestras familias, en cada pueblo, en todos los rincones del mundo”, aseguró el pastor.


En otro párrafo de su homilía destacó la humildad de María, que no deseaba nada para ella “sino sólo la gloria de Dios y la salvación de los hombres”.

 
 
MUNDO SIN MUROS

Monseñor Martínez señaló, frente a los compatriotas que dejaron su lugar de origen en búsqueda de una vida mejor, el aporte valioso que realizan en Europa, y aseguró que “construir el futuro con los migrantes y los refugiados significa también reconocer y valorar lo que cada uno de ellos puede aportar al proceso de edificación” de una nación.


Residente paraguayos en Italia que participaron de la misa oficiada por el primer cardenal del país.


“Su trabajo, capacidad de sacrificio, juventud y entusiasmo enriquecen a las comunidades que los acogen”, subrayó el pastor y, haciendo una llamada al sector político, destacó que la aportación de los extranjeros podría ser mucho mayor “si se valorara y se apoyara mediante programas específicos”.

 
 
EN EL EXTRANJERO, PERO CON EL CORAZÓN EN PARAGUAY

El purpurado, tocando el corazón de los presentes, indicó que 8 de diciembre lejos de su tierra natal es “para ustedes momentos con una fuerte carga de sentimientos de nostalgia”, por eso se alegró de compartir con ellos la celebración Eucarística “para que sientan la caricia de la Iglesia paraguaya, en espíritu de fraternidad, solidaridad y cercanía”.

 
 
PARAGUAY CATÓLICO, PERO CORRUPTO

El cardenal se tomó un momento para hablar de la situación actual del país, e indicó que si bien ocho de cada diez personas se declaran católicas, Paraguay está calificado como uno de los países más corruptos de América Latina, por lo que “algo está fallando en nuestra evangelización”.



En esa línea indicó que el proceso sinodal y la profundización en el año del laicado pueden ayudar a esa “necesaria conversión personal, eclesial y social, para que la acción pastoral sea eficaz como efecto de la coherencia entre la fe y la vida de los bautizados”.



CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD

A pocos días de las elecciones primerias en el Paraguay donde se van a definir los candidatos a presidente, legisladores y otros cargos gubernamentales de cara a los sufragios generales del 30 de abril de 2023, Adalberto manifestó “que la corrupción y la impunidad son realidades estructurales en el Paraguay, y la Iglesia se ocupa permanentemente de denunciarlas y de proponer orientaciones para superarlas”.


El cardenal saluda a residentes paraguayos vestidos con prendas típicas.


Del mismo modo, afirmó que en ese tema no se avanzó, por el contrario se retrocedió al punto que la situación se agravó “con la aparición y afianzamiento del crimen organizado, que afecta a muchas personas que emigran del país, sobre todo en el tráfico de drogas y el tráfico de personas”.


Familia paraguaya que participó de la Eucaristía.


“Es importante saber votar y elegir a los que conducirán el gobierno y administrarán el Estado paraguayo”, subrayó el cardenal Adalberto Martínez y manifestó que quienes estén al frente de un cargo político deben ser personas “incuestionables en su conducta ética y que asuman verdaderamente como norte de su gestión el bien común, y no los intereses de personas, grupos o corporaciones”.

 
 
PARTICIPAR DE LA VIDA POLÍTICA

El purpurado exhortó a los paraguayos a ser protagonistas de la vida política del país, participar y “no quedarse en casa mirando desde el balcón y ver pasivamente cómo la corrupción y la impunidad están destruyendo la nación, privando de vida digna a nuestro pueblo.



“El voto debe ser libre, consciente, serio y responsable, solo así podemos exigir un gobierno y un Estado serio”, sostuvo el prelado y pidió que elijan a personas que tengan “testimonio de honorabilidad y demostrada conducta a favor del bien común”.


“El Paraguay nos necesita a todos, nadie debe estar excluido de la misión de recuperar los valores sociales y las virtudes que nos permitirán lograr la Patria Soñada”, concluyó monseñor Martínez.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page