top of page
  • Foto del escritorCanal Vida

“Actúen con prudencia y previsión”

El Papa advirtió contra personas sin escrúpulos que, movidos por intereses engañosos, enajenan el patrimonio de las congregaciones.

 


"Los institutos de vida consagrada y las sociedades de vida apostólica fueron y siguen siendo promotores del arte y de la cultura al servicio de la fe, custodios de una parte muy significativa del patrimonio cultural de la Iglesia y de la humanidad", aseguró el Papa Francisco en el mensaje a los participantes en la conferencia “Carisma y creatividad. Catalogación, gestión y proyectos innovadores para el patrimonio cultural de las comunidades de vida consagrada”, que se realizó el 4 y 5 de mayo en el Auditorio Antonianum de Roma (Italia) promovido por la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica y por el Pontificio Consejo de la Cultura, con la colaboración de la Conferencia Episcopal Italiana, la Pontificia Universidad Gregoriana y la Universidad de Bolonia.


El congreso contó con la participación de la Unión Internacional de Superioras Generales, la Unión de los Superiores Generales y del Secretariado de Asistencia Monacal.


El Santo Padre en su alocución destacó que “hoy se puede añadir que el valor que asumen consiste esencialmente en la capacidad de transmitir un sentido religioso, espiritual y cultural que, para el patrimonio cultural de los Institutos de vida consagrada, consiste sobre todo en el reconocimiento de la relación que tienen con la historia, la espiritualidad y las tradiciones de comunidades específicas, en la práctica con su 'carisma'".


"Es un tema especialmente sensible y complejo, que puede atraer intereses engañosos por parte de personas sin escrúpulos y ser motivo de escándalo para los fieles, por lo cual actúen con prudencia y previsión”

El congreso tuvo como objeto de estudio el patrimonio cultural de las comunidades de vida consagrada en todas sus expresiones.


Por último, abordó la enajenación de bienes y aseguró que "el problema debe abordarse no con decisiones improvisadas o precipitadas, sino dentro de una visión de conjunto y una planificación previsora, y posiblemente también mediante el uso de experiencias profesionales comprobadas".


"Es un tema especialmente sensible y complejo, que puede atraer intereses engañosos por parte de personas sin escrúpulos y ser motivo de escándalo para los fieles, por lo cual actúen con prudencia y previsión”, concluyó.

0 comentarios
bottom of page